Reguetón cubano o… todo está fresa


Los panelistas inician el debate después de terminado el documental Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital. De izquierda a derecha: La Diosa (Dianelis Alfonso Cartaya), reguetonera; Carmen Souto musicóloga especialista de la Casa de las Américas; Marcos Junco, productor independiente; y Marcos Juárez, director del departamento de música latina en la compañía estadounidense de reproducción de música digital Pandora Foto: Fernando Medina / Cachivache Media.

Por: Maite López Pino (Tomado de Cachivache Media)

La cubanoamericana Lisette Poole presentó hace muy poco su documental Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital en la Real Embajada de Noruega en La Habana y cuando aún pasaban los créditos comenzó el debate. En casi veinte minutos, Poole lo anuncia todo: cómo funcionan las casas de grabación alternativas, la producción de este género, la importancia vital de “El paquete” para su diseminación… el estilo de vida de los exponentes de este género y el concepto de negocio que ha sido pilar de esta industria underground.

Pero solo se queda ahí, en la anunciación. Luego de ver el documental tal pareciera que ser reguetonero cubano es la quinta esencia del éxito como artista en Cuba. Muchos nos quedamos esperando el punto de inflexión donde se habla de por qué es un género censurado en los medios de comunicación masiva cubanos. Tampoco llegó el momento para criticar la forma de presentar la imagen de la mujer como apenas algo más que objetos, la hegemonía patriarcal y la violencia de género que abundan en los productos audiovisuales de esta manifestación artística.

Las imágenes de Lisette Poole y el documental glorifican el reguetón, arrojando mucha luz sobre su dimensión espectacular y dejando en la sombra los elementos que justifican su censura.

La premier se pensó en dos momentos: la reproducción del documental y un debate posterior entre los panelistas –La Diosa (Dianelis Alfonso Cartaya), exponente del reggaetón cubano, Carmen Souto musicóloga especialista de la Casa de las Américas, Marcos Junco, productor independiente y Marcos Juárez, director del departamento de música latina en la compañía estadounidense de reproducción de música digital Pandora–.

El productor Marcos Junco comentó de primera mano sus experiencias al presenciar “el punto de giro que tuvo el rap hacia el reguetón, y cómo se fue desarrollando la euforia de los estudios independientes. Todos los artistas fueron dejando los estudios oficiales y fueron entrando a sus cuartos con una computadora y un micrófono para hacer maravillas.

“En los estudios independientes hay una persona detrás de una computadora llevando muchos roles a la vez, tanto hacer música, grabarla, poner su voz e incluso salir a la calle a promocionar el trabajo que ha hecho –tratar de colocarlo en la radio, en la tv y etc.–”.

Por su parte, Carmen Souto, musicóloga de Casa de las Américas, analizó los elementos rítmicos y genéricos del reguetón cubano que lo hacen tan llamativo: “es música fusionada con fuerte influencia de la timba y la rumba, ello lo convierte en una propuesta extremadamente atractiva que genera un interés especial en el mundo sobre el reguetón que se hace en Cuba.

A propósito de su censura, la musicóloga apuntó que “cuando un organismo reprime determinado género lo vuelve visible pues todo el mundo necesita consumir lo que está siendo prohibido”.

“La cesura fue muy mencionada en el documental; creo que fue uno de los motivos para realizar este producto comunicativo: cómo a pesar de ser un género altamente censurado por los medios de comunicación sigue siendo muy popular dentro y fuera de Cuba, pero sobre todo dentro”.

Mujer y reguetón

Pareciera que el papel de la mujer en el reguetón cubano sería –parafraseando a Mafalda– un trapo… en particular un diminuto bikini.

La reguetonera conocida como La Diosa habló sobre la mujer y su representación en esta manifestación cultural: “partiendo de la idea de que vivimos en una sociedad regida por preceptos patriarcales, el reguetón también es un género dominado por los hombres desde sus inicios, y es muy difícil la participación de la mujer en estos espacios”.

Danilo de la Rosa, activista de la campaña Súmate por la no violencia contra las mujeres y las niñas, se encontraba entre el público presente en la exhibición del documental. Este promotor llamó la atención sobre fenómenos que se reflejan en los videos clips de los géneros musicales cubanos, donde “los hombres le tiran a las mujeres y las mujeres a los hombres y tienden a enguettarse”.

“Los artistas muchas veces no se dan cuenta de que perjudican al público al reproducir la violencia simbólica que se ejerce sobre mujeres y niñas dentro de los medios de comunicación. Muchas están siendo usadas como objeto sexual u objeto sin valor en un video clip, lo cual no es solo culpa de los artistas, pero siento que se deben acercar a las campañas por la no violencia que se implementan en Cuba”, dijo de la Rosa.

El activista les preguntó a los panelistas cómo ellos trabajan el tema de la igualdad de género en los productos comunicativos comerciales que promocionan el reggaetón. El productor Marcos Junco consideró que debe ser un funcionario de los medios de difusión quien hable sobre la censura de las letras de reggaetón en español, y cómo, sin embargo, “las [letras] que vienen en otros idiomas, como sucede con el rap, son mucho más violentas y pasan en los canales nacionales de radio y televisión. Resulta necesario hacer algo más que una campaña para acabar con la discriminación de género”.

Quien solo ve el documental Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital pudiera asumir que, en Cuba, en materia de reguetón “todo está fresa” –como popularmente dicen muchos exponentes de este género–. Más allá de la utilidad o virtud del material, se necesitan más documentales que profundicen en la cuestión del éxito de la industria musical de géneros urbanos underground en Cuba frente a la debacle del sistema oficial de producción musical nacional. De igual modo, se hace urgente también debatir más sobre la relación de este tipo de música urbana y los medios de comunicación, así como analizar en detalle los códigos de censura vigentes y en sentido general de la coherencia (o no) de las políticas culturales cubanas cuando se habla de reguetón.

Porque todo no “está fresa” cuando “El Paquete” lleva a cada rincón del país videos, fotografías, canciones y otros elementos que refuerzan un concepto artístico cuestionable en cuanto a estética, calidad y valores, que además es esperado con avidez por gran parte del público cubano.

6 thoughts on “Reguetón cubano o… todo está fresa

  1. […es un género censurado en los medios de comunicación masiva cubanos]

    Esa es la mejor promoción que se le pueda dar al reggaetón (o como diablos se escriba) en este país y… Sí, lo promocionamos también en la alternativa al paquete (el rincón “legal” de la piratería en Cuba) “La Mochila” si no me creen (http://mochila.cubava.cu/mochila/Mochila%2014/Me%20dicen%20Cuba/M%C3%BAsica/Fonoteca/Selecci%C3%B3n%20variada/) y demás y demás… Alejandro Jodorowsky dijo:

    — ‘Tal vez si prohibieran la literatura como la cocaína, la gente por puro morbo, buscaría meterse un par de líneas.’

  2. El regueton es mucho mas que un genero maldito. Es la voz de un sector marginalizado-o automarginado de la sociedad cubana, que se ha alejado definitivamente del proyecto de futuro delineado por el estado, y sueña- glorifica- la violencia desnuda del dinero. Son los hijos del Periodo Especial, que han visto el escaso valor del salario “honesto”, y sienten el desprecio de la Cuba blanca, clase media, con remesas, de la actualizacion. Lo veo cada noche, frente a mi casa, cuando bailan “Soy negro, soy feo” en el parque de la Herradura, en San Miguel.

  3. Por dios…. lo único que me viene al cerebro es rezar porq alguien me libere del regueton! y que no sea esa la musica que mis hijos oigan algun día.

  4. ¿Reguetón Cubano?, y en general… una basura que transforma la mente de los jóvenes y sexualiza a las niñas. Se dejan seducir por el ritmo del género pero este el 97% de las veces ataca a las mujeres verbalmente y las usan como objeto sexual. Nada más escuchen los temas “mas pegados” por ejemplo del Chocolate. Todo, !un asco!. Los videos siempre son lo mismo con lo mismo, un buen auto, muchas mujeres hermosas con poca ropa, muchas cadenas y dinero, en fin, que más bien nos aleja de la realidad cubana e inserta en la mente de los jóvenes que lo material es lo fundamental, recuerden: “En la farándula no hay amor, en la farándula se goza”. Como diría Taladrid, saque usted sus propias conclusiones.

  5. no estoy en contra del regueton, de hecho tengo un blog de una cantante de regueton cubano SrtaDayana.cubava.cu . El tema esta en que cambien sus letras porque la verdad están muy fuertes, El chocolate saco un Palón divino 2 que aquello parese cualquier cosa menos una canción y asi son el 98% de sus temas y a el le sumo muchísimos mas reguetoneros cubanos incluyendo la tal Diosa esa. Pero hay que reconocer que hay muy buenos exponente del genero y te puedo nombrar algunos temas a ver si los otros raperitos que creen que cantan aprenden: divan ft lioni torres-me equivoque, srta dayana – ati lo que te duele, baby loren, gente de zona y unos pocos mas que han sabido hacer buena música.

  6. es verdad q algunas canciones d reggaeton son vulgares y utilizan malas palabras, pero algunas mujeres estan como estan y no es por culpa del reggaeton, yo digo q eso forma parte d la cultura, cuantos trovadores no hacen lo mismo lo q ellos no utilizan palabras obcenas, q me dicen del video d Buena Fe y Descemer Bueno – Ser de sol, digo esto por defender el genero ya q no es mi genero favorito pero soy joven y el cantante q admiro del genero es el Chacal aunq muchos lo vean como un demonio tienen q interpretar sus canciones porq es lo q se vive hoy en día y ya basta no voy a seguir comentando chao.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *