App del VII Congreso: un primer paso insuficiente

Screenshot_2016-05-30-19-00-29Por: David Vázquez

Recientemente circuló la noticia de la creación de una aplicación (app) del VII Congreso del PCC. Antes de entrar en mis apreciaciones aplaudo todos los intentos por innovar la comunicación política en Cuba, más si vienen de jóvenes. Por eso felicito a los muchachos de la Universidad de las Villas que se lanzaron a programar esta app y mostraron el talento no tan visible de la Isla en estas lides. No obstante, me niego a compartir la euforia de algunas personas e instituciones. Si bien fue un buen paso, a la vez prueba que las instituciones cubanas siguen a años luz de los productos creados en el sector privado y de su propia capacidad.

La aplicación es simple. Visualmente no es atractiva y por desgracia sus desarrolladores usaron la pobre identidad visual del VII Congreso. Le pedí a varios amigos que probaran la app y todos, sin excepción, me preguntaron lo mismo: “Ya abrió, ¿qué hago ahora?”. La falta de pantallas de inicio que ayuden a comprender su funcionamiento tiende a confundir a los usuarios; y tampoco hay señales o algún botón que permita comprender cuál debe ser la primera acción.

Si finalmente descubres que la única opción es desplegar el menú, encuentras el listado de contenidos. Los creadores incluyeron los documentos íntegros más importantes del Congreso, pero una vez dentro de estos documentos no puedes hacer nada. Nada de nada. No puedes cambiar el tamaño de la letra (puntaje de la tipografía para los más especializados) para mejorar la experiencia de lectura. No puedes señalar, copiar o enviar el texto. A pesar del desarrollo de las redes sociales, los desarrolladores prescindieron de una opción para compartir con otros usuarios el texto o apuntes sobre el mismo que podrían contribuir al debate que se supone debe existir alrededor de estos.

La galería de fotos de la app también deja mucho que desear, plagada de errores o carencias básicas. No podemos aumentar las fotos para verlas mejor. O guardarlas en el celular. O compartirla con un amigo. Tampoco queda claro quién sale en la foto. Los usuarios deben conocer de memoria a los asistentes al Congreso para identificarlos. Con el video, un reportaje de Talía González para el Noticiero de la TV, pasa igual. Y el audio, ¡Oh, maldito audio que te escuchas mal!, es un reportaje de la radio sobre las palabras de Fidel en el evento. No sé, uno esperaba que en estos nuevos medios (aplicaciones de móviles) el usuario pudiera encontrar algo más, no solo el mismo contenido de los medios tradicionales y poco consumido por los jóvenes en Cuba.

Lo más interesante, probablemente, son las directrices o resumen del discurso de Raúl Castro, con la opción de escuchar ese momento exacto del discurso.

Me quedan entonces algunas preguntas. ¿Cuál es el objetivo de la app? ¿Para qué y quiénes se hizo? ¿En qué sentido es diferente a los tabloides que venden si tiene el mismo contenido y nada más? ¿De verdad suponemos que solo copiando todo el discurso de Raúl Castro en una aplicación es suficiente para que los jóvenes en Cuba lo lean?

Las aplicaciones, como los sitios webs, son el resultado (o deberían ser) de una estrategia de comunicación. ¿Qué se quiere decir? ¿A quién? ¿Cuáles son las características de ese público? ¿Dónde se lo digo? ¿Cómo se lo digo? Si tras responder estas preguntas la decisión es aún desarrollar una app, bien, perfecto. Hagan entonces la mejor app posible.

(Tomado de Cachivache Media)

One thought on “App del VII Congreso: un primer paso insuficiente

  1. Ni siquiera me tomo el trabajo para criticar la aplicación, este artículo lo hace sobremanera.
    Solo agregar que “…la euforia de algunas personas e instituciones…” sobre esta aplicación no fue más que pura propaganda desaliñada y sinsabora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *