Mario y la leyenda de los callos

super mario

Por: Iván del Toro Hernández

Será porque de niño tenía un insaciable deseo de, como dijera mi abuela, “mataperrear”, o por mi adictiva necesidad de realizar deporte, lo cierto es que pocas veces me han tildado de gamer. Pero mi alma pertenece al mundo de los videojuegos.

Aunque los gamers muchas veces cargamos con estigmas vinculados a la torpeza y al sedentarismo, nuestro rasgo más común es el sobrenatural desarrollo del pulgar opositor que filosófica y antropológicamente nos diferencia de los animales, ese que tanto utilizamos en la búsqueda de unfatality o un combo. Y es de Mario, el mayor generador de callos de la historia de los videojuegos, que deseo hablarles.

¿Cómo empezar a hablar de ese ícono? Una vez me pidieron que contara mi mejor experiencia con Mario y no pude elegir ninguna. Llevo más de 17 años jugándolo y jamás me he aburrido. ¿No es esa la mejor anécdota posible?Tantas veces me desenvolví en el reino de los hombres champiñón (Toads) que solo ahora soy consciente de la reconfiguración inducida que sufrieron mis sueños de niño, en los que pasé de anhelar una bicicleta o unos patines a desear con ansias una consola.

Desde el lanzamiento de Super Mario Bros. en 1985, se fraguó una comunidad alrededor de esta saga de videojuegos que hoy día continúa ganando adeptos. El bigotudo se transformó en el héroe del mundo de losgamers, en un ejemplo de cómo se puede generar una legión de fans de todas las edades.

El debut de Mario fue en el juego de arcade Donkey Kong, en 1981. El personaje era la viva imagen del héroe del mundo champiñón, pero se llamaba Jumpman y era carpintero, no plomero.

El primer videojuego donde apareció como protagonista, junto a su hermano Luigi, es el arcade de Mario Bros. (1983). Sin embargo, el título de Super Mario Bros. (1985) de Nintendo NES (Nintendo Entertainment System) fue el que realmente lanzó a la fama al recoge-monedas. Este se convirtió tal vez en el videojuego con más fans de todos los tiempos, el que moldeó a todos los juegos de plataforma que lo seguirían.

Aquí fue donde se vio por primera vez el power up de la flor para lanzar fuego, la estrella para volverte invencible por determinado período de tiempo y el mítico honguito para crecer y poder romper bloques.

Además, este videojuego no solo popularizó a Mario y su hermano Luigi; Browser y Peach tuvieron también sus minutos de fama. El primero por ser el archienemigo del plomero, quien mejoraba sus habilidades a lo largo de los mundos: desde saltar hasta lanzar llamas y martillos. Y la princesa Peach cogió lo suyo, al ser el objeto de nuestros desvelos, que, como Toad una y otra vez repetía, se encontraba en otro castillo.

Eventualmente, tras el éxito de esta entrega, nacieron diferentes secuelas, como los famosos Super Mario Bros. 2 y Super Mario Bros. 3. No obstante, no caben dudas que Super Mario Bros., con sus más de 40 millones de copias vendidas, aún puede presumir de ser el más vendido de la historia.

Mario tenía un nivel de dificultad puñetero, con su carrera rápida, salto ypower up contaba con todo lo necesario para forjar un sentimiento adictivo. Supuso una revolución en una época en la que los juegos eran bastante simples y repetitivos. Fue pionero en introducir la división por “mundos” y “fases”, con un total de 32 niveles diferentes, lo que le daba una variedad nunca antes vista.

Con ello, Mario, junto a Lupin III, se convirtió en el mejor ladrón del mundo al robar incontables horas de nuestras vidas. Todos caímos rendidos ante la obra del inmortal Miyamoto Shigeru, y las ganas por completar más mundos y descubrir zonas ocultas se resisten a abandonarme. Y me alegro.

El universo del plomero no solo postraba a las personas por tiempo indefinido junto a la consola. Ante la ausencia de Internet, se creó la tradición de socializar los conocimientos que adquirían los gamers más avanzados en cuanto a atajos, caminos secretos, vidas escondidas. Pasarlos de boca a boca en el patio de la escuela o en las reuniones de amigos contribuyó a formar un ecosistema basado en el rumor, en la oralidad. Aprender y disfrutar colectivamente del juego se convirtió en un ritual solemne, obligatorio.

Este fue otro de los aciertos que permitió el tránsito de Mario por la alfombra roja. Más allá de su increíble diseño para la época, fueron los trucos y los secretos que rompían con la linealidad del juego los que terminaron por hacerlo famoso. Inclusive los bugs y glitchs, fuese intención o no de Miyamoto crearlos, ayudaron a forjar un universo simbólico a su alrededor.

Aún recuerdo mi asombro cuando traspasé el asta de la bandera al final de un nivel. Morí por Time Over, pero pocas veces la pérdida de una vida en un juego convivió tanto con un sentimiento de felicidad. No podemos decir lo mismo de cuando no se alcanzaba un hongo, que solo dejaba un vacío existencial.

Sin embargo, después de intercambiar en disímiles grupos de discusión supe que las misiones kamikaze, de las cuales formé parte con el objetivo de atrapar la dichosa seta, tenían salvación. Siempre que Mario cogiera el hongo podía saltar de nuevo. ¡Ahora sí no caigo por los agujeros! Bueno… casi nunca.

Por otra parte, grande fue mi desesperación cuando nadé por primera vez en un “nivel negativo”.[1] Una y dos veces entré por la tubería final, la cual te re-direccionaba al principio. El tiempo se acababa y los insultos hacia el bigotudo brotaban… hasta perder por Time Over. En la actualidad no conozco a nadie que ganara el “nivel negativo”, pero ello forjó otra leyenda donde se creía que si tomabas una ruta específica y alcanzabas todos los puntos, podías ganar el nivel.

El plomero tenía la habilidad de hacerte saltar de alegría o hundirte en la depresión, y ello era mágico. Aún hoy lo es. Sea en la versión que sea, Mario todavía es un estandarte de los videojuegos. Pero más que ello, es un universo que ha trascendido el tiempo y el espacio y que evoluciona a la par de las generaciones que reúne, a las cuales, por supuesto, continuará regalándole callos.

NOTAS:

1.Nivel negativo es el mundo al cual se llega después hacer el bug que te permite traspasar la pared y entrar al warp zone del mundo 1. Con el error de programación el juego te envía por una de las tuberías al mundo 5, pero por las otras dos te lleva a un mundo de agua donde cada vez que entras por el conducto final te redirige al principio. Además, la versión japonesa deSuper Mario Bros. tenía otros minus worlds (niveles negativos).

(Tomado de Cachivache Media)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *