¿Sabes por qué tu movil se descarga?

Ilustración: Kalia León / Cachivachemedia

Por: Naiara González (Tomado de Cachivache Media)

El tema de la energía en los dispositivos móviles se encuentra en el centro de atención de los fabricantes, desarrolladores y especialistas, pues se trata de un recurso de vital importancia para el despliegue y desarrollo de este equipamiento. Resulta importante comprender el comportamiento de los diferentes componentes de estos dispositivos y de las tecnologías de comunicación que poseen en relación con la energía que consumen para así emplearlos con más eficiencia. A continuación enumeramos los principales componentes que registran un mayor consumo energético. 

CPU (Central Processing Unit): Es uno de los elementos que con mayor frecuencia se encuentra activo. Se necesita para realizar cualquier tarea en el dispositivo. Además, es clave para la gestión del consumo de energía en Android, pues si no hay ningún proceso activo, el administrador de energía del sistema suspende la CPU para situarse en estado de bajo consumo.

Pantalla: La pantalla es otro de los componentes cruciales en el consumo de energía, ya que durante muchas operaciones debe estar encendida.

Comunicaciones 2G: Esta norma permite cubrir, con menos antenas, más superficie, para disminuir los saltos que realiza el teléfono al intentar estar siempre conectado a la red, con lo que se gasta menos batería en comparación con el resto de las normas de comunicaciones disponibles en los móviles. Para usar el servicio de voz es suficiente, pero para desplegar servicios de Internet, no ofrece la calidad requerida.

Se puede utilizar esta tecnología para conectarse a Internet, mediante la tecnología GPRS (General Packet Radio Service), que tiene como ventaja un consumo menor de batería que el 3G. En cambio, su velocidad es mucho menor, y es incapaz de soportar el uso de datos y recibir o realizar llamadas al mismo tiempo.

Comunicaciones 3G: Esta red móvil está continuamente buscando puntos de conexión y va “saltando” de celda en celda, según donde se encuentre el dispositivo. Por ello se afirma que la tecnología 3G consume mucha energía de la batería. Tiene muy buena calidad de servicio. Mientras se usa Internet puede recibir llamadas, enviar mensajes, entre otras actividades, gracias a la tecnología 3G/UMTS (Universal Mobile Telecommunications System). La conexión 3G gasta energía de acuerdo a las necesidades de transmisión y al tráfico que intercambia.

Comunicaciones WiFi: Con el protocolo Wi-Fi, la transmisión consume aproximadamente dos veces más energía que con el 3G, sólo para buscar nodos de red y mantener la conectividad con los que encuentra. Esta diferencia en el consumo de energía persiste durante la transferencia de datos. Gasta energía todo el tiempo, esté activo o en espera.

Medidas para economizar la batería

Un usuario puede tener una idea de cuáles son las baterías más “resistentes” observando los mAh (miliamperio−hora) que aparecen en las especificaciones técnicas. Esto no quiere decir directamente que la batería que más mAh tenga será la más duradera, también dependerá de las características del dispositivo, de su sistema operativo y del nivel de uso de cada usuario.

En las tecnologías de comunicación, la utilización de Wi-Fi en un smartphone es por lo general más eficiente que 3G, debido a que las velocidades de datos alcanzadas con Wi-Fi son más elevadas que con 3G. No obstante, para las diferentes aplicaciones debe tomarse en consideración que Wi-Fi es una tecnología que permite poca movilidad. Por lo tanto, la decisión de usar Wi-Fi o 3G para transferencias de datos es un compromiso entre la disponibilidad de la red, las velocidades requeridas y el consumo de energía.

Entre las medidas que permiten ayudar a preservar la batería de cualquier tableta o teléfono móvil se encuentran:

Disminuir el brillo. Existen muchas opciones en la configuración de la pantalla que facilitan el cambio de intensidad del brillo en determinados horarios. Algunos smartphones disponen de la opción “brillo automático”, que se adapta a las condiciones ambientales.

Deshabilitar recursos y servicios sin usar. Es altamente recomendable deshabilitar las funciones Wi-fi, Bluetooth y GPS en caso de no ser usadas.

Desactivar la actualización automática de e-mails. En caso de no ser fundamental el chequeo de mails, lo ideal es desactivar la opción de verificación automática, más aún si se tiene varias cuentas vinculadas al dispositivo.

Desactivar la conexión 3G. Los smartphones monitorean constantemente las redes disponibles. Esto es posible gracias a un recurso de alternancia automática de red, que consume considerablemente la energía del equipo. Esta opción cancela la búsqueda automática, y mantiene al equipo en modo EDGE o GPRS (más antiguos y lentos).

Activar modo avión. Este recurso desconecta el equipo de cualquier tipo de red.

Evitar lugares calientes. No es recomendable dejar el equipo expuesto por mucho tiempo al sol o sobre superficies con alta temperatura.

Habilitar el modo hibernación. El dispositivo debe configurarse de manera que el sistema entre en este modo cuando no se está empleando el smartphone.


Existen aplicaciones que ayudan a optimizar el rendimiento de la batería. Para concluir nuestra pequeña revisión por el tema de la energía en los dispositivos móviles, compartimos con ustedes un top de aplicaciones empleadas por usuarios de teléfonos con sistema operativo Android –el más usado en Cuba y en el resto del mundo–:

JuiceDefender. Es uno de los optimizadores favoritos de batería para Android. Entre múltiples facilidades ofrece la posibilidad de programar las conexiones del smartphone a Internet por intervalos de tiempo.

Battery Defender. Detecta automáticamente los elementos que no están en uso y los desconecta. Además, se pueden apagar aplicaciones de forma programada a determinadas horas del día.

2X Battery — Battery Saver. Automatiza el encendido de aplicaciones o de las conexiones de datos móviles. Funciona cortando la conexión de datos cada vez que la pantalla del Smartphone se apaga, aunque realiza conexiones periódicas para actualizar las posibles notificaciones entrantes como correos, redes sociales, entre otros.

One Touch Battery Saver. Automáticamente cierra los procesos innecesarios; desactiva el Wi-fi, Bluethooth, GPS, luz de fondo, tonos de llamada, vibración, entre otros.

Easy Battery Saver. En la pantalla principal se muestra el porcentaje de batería restante y el modo que está en funcionamiento. También muestra el tiempo de duración de la batería cuando se está navegando, hablando, escuchando música o reproduciendo vídeo, y tiene la opción de desconectar la red 3G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *