Volver al barrio

Aunque hermoso y significativo, este NO es un grafiti hecho por un cartagenero. Cartagena de Indias, Colombia. Foto: Joaquín Sarmiento / FNPI

Anochece en Getsemaní. En una esquina de la plaza de la Trinidad se encuentran dos familias de bailadores de break dance –los Warriors En La Calle, de Venezuela, y los Mo’kidz Flavor, de Cartagena–. Los Warriors visten el mismo pulóver verde y los Mo’kidz andan de riguroso negro. Con su baile entorpecen la circulación de los autos, pero a nadie parece molestarle demasiado. Muchos se detienen a admirar sus destrezas y cuando pasan el sombrero llueven las monedas y billetes. Se mueven constantemente, retándose en una sucesión inacabable de pasos, como si calentaran para un baile que no empieza nunca. Una fina llovizna lo empapa todo.

Pasados unos minutos, los Warriors venezolanos se retiran, no sé si por la lluvia o porque reconocen el dominio de los Mo’kidz sobre la zona.

Me acerco a uno de los chicos que quedó, un joven negro de dientes afilados y mirada despierta. Se llama Yoel Carrascal y es uno de los cabecillas de los b-boys locales. Le pregunto por los grafiteros de la zona, si los conoce, dónde puedo ver su trabajo.

– “Es que estás buscando donde no es, mi vale. Si lo que quieres es arte de aquí no pierdas el tiempo en Getsemaní. Deberías hablar con un pelado muy bueno que conozco. Se llama Serok.”

Llevo días buscando un grafitero cartagenero. He pasado horas en la plaza de la Trinidad, en el corazón del barrio, mirando los rostros de los paseantes, tratando de descubrir al grafitero cartagenero en la muchacha que regresa de sus clases de violín, en el mochilero que reposa en un banco, en el vendedor de hamburguesas del puesto de la calle 29, en los bailarines de freestyle que se apoderan de una esquina de la plaza. Aquí, en este mismo lugar, según reporta el Festival de Arte Urbano celebrado en 2013 en Cartagena de Indias, quince artistas locales se dieron cita para revolucionar con colores y pintadas los muros del barrio Getsemaní.

Para llegar hasta allí es común atravesar el pequeño reino de grafiti de la Calle de la Sierpe –los muchos rostros de Pedro Romero, la negra de sonrisa orgullosa y lágrima azul, cuyo cabello enmarañado y de colores corretea por todo el muro, la bruja pintada de gris a la que apenas se le advierte la serpiente que rodea su cabeza, la pandilla de sonrientes chicos del barrio inmortalizados en el portón del parqueadero–. Pareciera que esa explosión de alegría, color e historia local es el lugar perfecto para encontrar el trabajo y los mensajes de los artistas locales. Pareciera, pero no.

***

La historia del grafiti en Cartagena tiene, por lo menos, tres versiones. La de las instituciones tradicionales que lo consideran una especie de vandalismo, la de quienes lo valoran como una forma de arte que ayuda a regenerar el entorno y lo vuelve más amable de cara a posibles inversores y turistas, y la de los grafiteros de la propia ciudad. La gentrificación tiene muchos rostros.

Bluny es uno de esos grafiteros de la propia ciudad. Para llegar a Getsemaní desde su casa en el barrio La Consolata tiene que tomar una buseta o, si está muy apurado, pedalear durante una hora entera. “El grafiti en Cartagena ha sido un proceso lento”, me advierte o se excusa cuando le comento mi interés en escribir sobre el tema.

Llega a nuestra cita empapado en sudor, quejándose de ese calor del mediodía que parece derretirlo todo. Nada en él evidencia a uno de los veteranos del grafiti en Cartagena: treinta años, mestizo, de baja estatura, ojos llenos de pequeñas venas rojas y ligeras carnosidades. Si acaso, uno sospecha por las tres calaveras tatuadas en el brazo izquierdo y la mochila con viñetas del cómic Deadpool que descansa en su espalda.

Quedamos en vernos en la plaza de la Trinidad, pero apenas llega me pide trasladarnos hacia otra parte. Al parecer no se siente cómodo entre los grafitis del Centro. Desde su perspectiva de artista local, el Festival de Arte Urbano, iniciativa del colectivo bogotano Vértigo Grafiti y de la organización sin fines de lucro TuCultura, no fue exactamente un éxito.

El Festival fue el evento de grafiti más grande hecho hasta el momento en la ciudad e involucró decenas de artistas de la capital y otros países del continente. Los grafiteros locales, en cambio, fueron unos meros invitados. Un “veterano” como Bluny llegó casi por casualidad, a través de una convocatoria emitida desde Bogotá. Fueron días raros para él y sus compañeros, días de tener que buscar ellos mismos los muros en los que pintar y conseguir el permiso de sus dueños, días en los que se sintieron extras en una película que se supone les daría mayor protagonismo. Por lo menos les dieron todos los materiales.

Por estas y otras razones, Bluny y el resto de los grafiteros de Cartagena prefiere gestar proyectos lejos de la ciudad amurallada. Especialmente desde que acabó el breve romance de la comunidad de hip hop con la antigua dirección del Instituto de Patrimonio Cultural de Cartagena (IPCC). Solos y desmotivados, los pocos artistas que quedan apenas tenían deseos de pintar. Para más inri, a comienzos de 2017 entró en vigor en Colombia el nuevo y polémico Código de Policía, conocido como la Ley 1801, que criminaliza el grafiti y otras manifestaciones de protesta social.

Ante semejante panorama, los grafiteros de Cartagena decidieron mover las fichas. Comenzaron a llegar a los barrios, a pedir directamente a los vecinos su consentimiento para pintar, a convocar a amigos y estudiantes de fotografía y comunicación social que documentaran y acompañaran el proceso. Así, cuando los policías llegan, se encuentran con un híbrido entre pintada ilegal y acción comunitaria, y tienen que aguantarse delante de cámaras y testigos.

“Como te das cuenta el grafiti no es que tenga una gran fuerza”, dice Bluny, “pero estamos en la lucha, de manera independiente. Siempre se pinta, aunque sea nada más con dos vinilitos. Porque se trabaja con este”, dice mientras se toca el pecho, “con el corazón, con las ganas. Yo no quiero dejar morir esta vaina. Yo me muero con esto”.

Bluny sueña con más apoyo de las instituciones gubernamentales, sueña con poderse ganar la vida como grafitero, con cambiar la percepción del grafiti en la ciudad. “La cosa no es pintar por pintar; me gustaría que el grafiti no fuera excluido ni estigmatizado, sino que se entendiera como una herramienta social que puede ayudar a la comunidad, a educar, a rehabilitar espacios, a ocupar el rato de ocio de los chicos para evitar que se metan en problemas”.

Bluny sueña, pero ni la ciudad ni sus poderes parecen acompañarlo.

***

Aquella tarde Serok –alto, delgado, mestizo, pelo ensortijado, mirada de niño que parece estar aun descubriendo el mundo– salió impecablemente vestido de su casa en el barrio El Campestre, Cartagena de Indias. Para llegar al Centro tomó una buseta en la que debió recorrer la ciudad por hora y media, y donde su camisa y pantalón alisados ganaron sin remedio un par de arrugas, pero las economías no estaban para taxis. Por la bolsa de regalos que llevaba en la mano uno diría que iba para alguna fiesta. Y era casi cierto, solo que su celebración era solitaria, con una pared deseosa de desmentir la idea de que los edificios son mudos testigos de la historia.

“La organización de una pintada ilegal es tan sencilla como definir una ruta”, explica Serok. “No importa la hora, lo importante es estar convencido de que no te va a pasar nada”.

“Todos tenemos nuestros métodos para despistar”, dice Tizxo 29, colega y discípulo de Serok. “A mí, por ejemplo, la hora que me gusta pa’ salir de ilegal es al mediodía, porque está caliente, los policías todos están almorzando o cambiando turno, los que están en la calle son los niños saliendo del colegio”.

Converso con Serok (26 años) y Tizxo 29 (21 años), en el patinódromo del barrio El Campestre. Durante toda una semana intenté sin suerte localizar grafiteros locales para preguntarles sobre las intervenciones artísticas hechas en Getsemaní, sobre el papel del arte como elemento de resistencia cultural en el emblemático barrio. Y me encuentro con que las voces del grafiti cartagenero no están en el mural del peruano Jade en El Pedregal que tanto me fascinara, sino que respiran a varios kilómetros de la ciudad amurallada, en esos complejos urbanos a donde ha ido a parar la mayoría del pueblo.

En el patinódromo de El Campestre son las 6 de la tarde, lo que en Cartagena es casi lo mismo que la antesala de la noche. En las afueras del recinto, lejos del barullo de los niños guiados por los entrenadores, unos jóvenes practican algo que parecen movimientos de parkour. A su lado hay cinco muchachos que no les siguen la rima, pero conversan animadamente entre sí y con los practicantes de parkour. Los convocó Afriica Miranda, una chica negra de gafas de pasta, dreadlocks rojos y manos rojizas, presumiblemente manchadas por el mismo tinte del pelo. Además de Afriica, el grupo lo componen Daniela, Tizxo 29, Kelin y Serok.

Les pegunto quiénes, entre ellos, son los grafiteros, y solo los dos hombres del grupo, Tizxo 29 y Serok, levantan la mano.

Serok es una especie de continuador del trabajo de pioneros como Virus o el propio Bluny. Al escucharlo, uno no puede dejar de pensar que está delante de un líder en potencia. Tal vez no sea enteramente consciente de ello, aunque quizás sí.

Instigador constante, en los diez años que lleva pintando, inició el primer crew de la ciudad, Cartagena Writer Crew, así como una de las primeras iniciativas de grafitis en la misma, Proyecto 73, un antecedente de lo que serían posteriormente las tomas de grafiti. En una ciudad en la que los grafiteros nunca han superado las pocas decenas, a Serok le obsesiona la idea de vincular y conectar, independientemente de los gustos y tendencias de cada artista, por aquello de la unión y la fuerza.

El origen de la entrada de Serok en este mundo tiene una explicación de una lógica aplastante: se hizo grafitero porque no habían grafiteros en el parque. “Desde niño siempre me ha gustado el arte”, dice, “pero no el arte convencional, ese mundo perfecto, en el que las cosas se ponen tal cual como son. Me interesaba algo más abstracto, más icónico; prefería salirme de ese campo de lo tácito. Luego me di cuenta de que las personas que hacían los grafitis eran jóvenes, iguales que yo, no era la clásica imagen de la academia”.

Para Tizxo todo comenzó cuando le pagó 300 pesos a un compañero de clases para que le dibujara un grafiti en su libreta. Al comienzo lo que le interesaba era su carácter anarquista, la posibilidad de expresarse en cualquier lugar sin necesidad de pedir permiso. “Con el tiempo mi mentalidad ha cambiado”, dice, “y entiendo que además de eso se puede brindar a través del grafiti un mensaje, dejar una pieza que es también una parte de ti que las demás personas pueden disfrutar.”

Legal o ilegal, ambos están de acuerdo con que grafitear es un acto de inspiración. “De momento tengo un arranque, recojo las cosas y digo ‘me voy a pintar’”, dice Serok. “Cuando salgo, el plan A es pintar legal, pero si no se consigue el permiso el plan B es pintar donde sea. La cuestión es esperar, pero descuida, no te vas a quedar con las ganas”.

“Seguro, aunque sea con marcador”, remata Tizxo.

Aunque no todos ellos pintan, sí trabajan de una manera u otra por el desarrollo del hip hop y de la cultura de su ciudad y de su barrio, dice Afriica. Ella es, de hecho, secretaria de la mesa distrital de cultura hip hop en Cartagena, un colectivo que fue responsable de la inclusión de los grafiteros locales en el Festival de Arte Urbano, ya que la participación de estos no estaba contemplada en el plan inicial hecho en Bogotá.

Para Serok el Festival de Arte Urbano y su resultado tienen un sabor agridulce. “Personalmente me sentí mal luego, porque se enfocaron en resaltar el trabajo de los artistas de afuera. Como que incluyeron artistas locales pa’ que se viera que estuvimos ahí, pero no se visibilizó a ninguno; no hubo un solo artista local que tuviera una nota en el periódico.

“Yo tuve la oportunidad de que me hicieran una entrevista desde Bogotá, en Señal Colombia, y me molesté, porque me di cuenta que lo que les interesaba no era nuestra experiencia, sino que mencionara las organizaciones que estaban armando el evento.

“Solo tiempo después fue que comencé a enterarme de los problemas que se generaban en Getsemaní, de los desplazamientos de los raizales. Fui parte de algo de lo que, como ciudadano, no debía, aunque como grafitero sí. Contribuí sin quererlo a ese proceso que está sacando a la gente de Getsemaní de su barrio. El mural que hice me gusta, me siento orgulloso de él, pero me queda eso en la conciencia”.

A pesar de su malestar, Serok cree que el Festival sirvió para que la gente quisiera vivir la experiencia del arte urbano cerca de sus residencias. “Fue como una pequeña luz al movimiento del grafiti en la ciudad. Cómo está en el Centro, que es un lugar tan fashion y con todo el turismo de Cartagena, ahora la gente también lo quiere cerca de su barrio”.

Fue entonces que decidieron salir a la superficie y emprender acciones menos undergroud por la ciudad, en avenidas y otros espacios concurridos.

“Nosotros nos volvimos. Comenzamos pintando fuera de nuestro pedazo, fuera del barrio, para que allí no supieran que pintábamos cuando realmente el trabajo del hip hop comienza en el barrio y de ahí se expande. Entonces estamos volviendo a nuestros barrios, porque no aprovechábamos el espacio propio”.

Daniela, miembro del colectivo Mujer Hip Hop, cree que acciones públicas como el Festival de Arte Urbano, las tomas de grafitis y las galerías urbanas han servido para cambiar la postura de los habitantes de la ciudad respecto a los grafitis.

“Cuando hicimos la toma en Luis Carlos Galán una señora empezó a preguntarnos por lo que hacíamos. Ella pensaba que eso era malo, que las personas que lo hacen eran malos. Y entonces ella vio que los muchachos pedían permiso a los dueños de las casas y se sorprendió. Le dijimos ‘si quiere acérquese y pregúnteles. Ninguna de esas personas que están pintando roba ni hace daño a nadie’. Ella cambió su opinión cuando nos vio de cerca”.

“Ya la gente empieza a verlo [al grafiti] de forma diferente”, dice Kelin, otra activista. Recuerda que la toma de grafiti en el Puente de las Gaviotas marcó un antes y un después. “En ese puente por lo general se pegan afiches de políticos, de eventos, cosas que contaminaban visualmente el lugar. Cuando hicimos la toma, uno de los vecinos se acercó y me preguntó cómo lo habíamos hecho y quiénes eran los artistas. El señor me dijo que prefería ver el puente pintado y lleno de colores que no con afiches de políticos y fiestas de picó. Que si nos molestaba la policía fuéramos a verlo porque no iba a permitir que se cancelara el evento, que era una muestra de arte”.

***

Dice el futuro de Cartagena:

– De Cartagena no me gusta el transporte. ¡¡¡El transporte de Cartagena es el peor del mundo!!! Son casi dos horas para ir de aquí al Centro, y más para ir a la playa, y vivimos en una ciudad con playa. Aquí tenemos costa cerca, pero eso es zona industrial….

– Tú te metes ahí y sales con un tercer ojo en la frente.

– No me gusta la actual administración de la ciudad. Poco a poco uno se va dando cuenta que esta ciudad está en manos de mucha gente menos del alcalde. Eso hace que los procesos se demoren, que muchas cosas no funcionen.

– Me gusta todo, mi barrio, la gente, la playa.

– Lo que no me gusta son los altos niveles de corrupción que maneja la ciudad, eso no nos deja progresar.

– La centralización nos tiene jodidos.

– No me gusta el calor. ¡Quiero aire acondicionado en toda la ciudad!

– No me gusta la falta de cultura ciudadana. He escuchado a mucha gente que quiere y adora esta ciudad, pero está jodidamente contaminada.

– De esta ciudad me gusta el atardecer.

– Me gusta el 4/20, eso no lo niego nunca.

– De mi ciudad me gusta que, a pesar de que es difícil, no perdemos la esperanza de que con el hip hop podemos transformar la ciudad.

***

Mientras oscurece en El Campestre, los chicos reunidos en las afueras del patinódromo sacan de alguna parte una bolsa negra y comienzan a recoger los desechos regados por el parque. Nadie se los pidió, nadie les paga por ello. Lo hacen por el puro placer de disfrutar su propio espacio limpio.

Me levanto para irme y descubro que en algún momento una gata se acostó a mi lado. El animal brinca y se estira elegante. Mientras me sacudo el pantalón Serok me dice:

“De esta ciudad me gustan los jóvenes, que se apoyan en sus procesos, aunque no tengan que ver directamente sus disciplinas. Se identifican con una cultura, con un modo de vida alternativo en el que confluyen experiencias diferentes. Por ejemplo, estos pelados del parkour nos ayudan mucho, y viceversa. Hemos tenido experiencias con músicos, con otros artistas plásticos, incluso con movimientos políticos juveniles, porque en ciertos momentos su trabajo se refleja en nosotros y nos apoyamos. Y eso me gusta, porque son los jóvenes los que tienen que cambiar el país. O la ciudad, en este caso”.

Transmetropolitan: Amo todo esto

imagen: cabezascortadas.com

Por: Darío Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

El periodista, como el literato o el pintor, inicia su carrera como un detective con ánimos de paparazzi. Siempre hay una figura a la que seguirle los pasos, una escritura a imitar, una fama a compartir. Comienza entonces a pisar cuidadosamente donde pisó el otro, a seguir sus huellas por la cenagosa senda del estilo y del método. Se disfraza, o se trasviste, y asume su papel como un sobrado imitador de Elvis en Las Vegas.

Dicho esto, debo confesar mi pecado: he intentado ser Spider Jerusalem. Pero sucede que mis zancadas no son tan largas como las suyas, que a mi pie le queda ancha la marca de su zapato y que no tengo el coraje suficiente como para raparme y rellenar mi piel de tatuajes. Me siento avergonzado, avergonzado hasta del título de este trabajo porque sé que, de leerlo Spider, de seguro atusaría un “¡Follaperros, que te den por culo!” Pero resulta que Spider no existe y es solo una invención macabra y genial salida de un cómic que leí hace poco con voracidad, a descuido de otras tantas responsabilidades. En verdad, me alegro de que no exista un tipo así, sino me resignaría a dejar esta profesión. Sería muy jodido tener que admitir que hay un Dios, que es periodista, y para colmo, drogadicto.

Seguir leyendo

Doce máximas para un escritor cubano menor de treinta años

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.
Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Carlos Ávila Villamar

Uno. Escribir es, primero que todo, una excusa para que no te molesten con cosas que no quieres hacer. No tienes que escribir tanto, en realidad. Prende la luz, cierra tu cuarto con llave, duérmete y di que pasaste toda la madrugada corrigiendo un párrafo. Tendrás que aprender a dormir con la luz encendida, pero es un pequeño precio a pagar. La gente (empezando por tus padres) va a respetar más tu tiempo.

Dos. Ocasionalmente tendrás que enseñar algo. Eso significa que ocasionalmente tendrás que escribir algo, o robárselo a alguien. Que sea lo más breve posible, tanto si lo escribes como si lo robas. No te sientes a redactarlo como una obligación. Mejor lleva siempre una libreta encima y espera que se te ocurra, o que te lo encuentres en algún libro poco conocido. No le muestres tu libreta a nadie, pero siempre llévala contigo. Y nunca hables de lo que escribes. Es de mal gusto. La gente no soporta escuchar los delirios de grandeza de otras personas. Por eso es que tantos escritores jóvenes no tienen verdaderos amigos, sino aliados (socios) que guardan un puñal tras la espalda. Lo repito: si quieres conservar amigos no les hables de lo que escribes, salvo raras excepciones.

Tres. No hables de tus influencias. No trates de legitimar tu nombre poniéndolo al lado de otros nombres. Es un golpe bajo. Si por una casualidad un día triunfas, te va a molestar que un enjambre de jovenzuelos escriba en tu nombre tanta mala literatura. Declárate original. Una vez que lo declares, la sociedad te obligará a serlo.

Cuatro. Casi todo lo que he dicho va de poses, no de escritura en sí. Ahora diré un par de cosas que te pueden ser útiles en el momento de escribir. No hagas trucos de ningún tipo. Aprender a escribir significa aprender a huir de los trucos. Déjaselos a la gente que no tiene nada que decir, y necesita exhibir su técnica para llenar hojas. Supongo que tú tienes algo que decir. Si no lo tienes mejor ni sigas leyendo.

Cinco. No trates de imitar a ningún escritor cubano contemporáneo. Casi todos son muy malos. Mucho menos les rías las gracias esperando obtener algún beneficio. La mayoría de sus lectores, de hecho, son malos escritores esperando obtener algún beneficio. Fíjate un día, en la presentación de cualquier libro, y lo comprobarás.

Seis. Está de más decir que tampoco te preocupes mucho por lo que escriben las personas de tu generación. La actualidad es un refugio para mediocres. Es el único modo que tienen los mediocres de estar por encima de aquellos muertos que no fueron mediocres. La actualidad se inventó para que pudiéramos soportar el peso de todos aquellos que fueron o serán mejores que nosotros. Pero tú eres un escritor, así que tienes que enfrentarte a ese peso.

Siete. No trates de escribir como un cubano, porque ya lo eres. Ni como un ciudadano del mundo, porque ya lo eres también.

Ocho. No trates de ser contestatario porque sí. Es el modo de propaganda más barato y sucio que hay. No te declares censurado solo porque a nadie le importa lo que escribes.

Nueve. No escribas pensando que van a hacer una película de tu novela. Se nota cuando alguien escribe cosas que sólo funcionarían en una película. La literatura tiene sus propios puntos débiles, y sus propios puntos fuertes. También pasa que mucha gente que no lee intenta escribir, y les salen cosas de las películas que ven, o de los videojuegos que juegan. Es en serio.

Diez. Por duro que parezca decirlo, a veces uno tiene que ser juguetón, y escribir estupideces como esta, para ganar algún dinero o para tener publicidad en un público bien desinteresado. Ya después maduraremos juntos, público y escritor. Es como coquetear con alguien. Las primeras palabras nunca son sinceras, correctas o significativas. Están hechas para captar la atención. En un primer encuentro, nunca nos interesa alguien sincero, correcto o significativo. Coquetear es jugar a ser superficial. A veces escribir también lo es.

Once. Trata de parecer menos inteligente de lo que eres realmente.

Doce. Es importante pasar tiempo sin hacer nada. No escribir, ni estudiar, a veces ni siquiera pasar tiempo con tus amigos, a veces ni siquiera leer. De la absoluta inactividad suelen salir buenas ideas. No las busques. Resístete a cualquier idea que venga. La pereza ante el teclado será tu mejor amiga. Cuando no puedas más, y haya madurado la idea en tu cabeza, entonces la escribes, sin ningún apuro. No escribas más solo porque existe la demanda. Trata, de hecho, de escribir menos. La menor cantidad de palabras que puedas. Yo, por ejemplo, debería alcanzar las mil palabras en este artículo, y casi sería capaz de dar un último mal consejo para conseguirlas.

Los juegos y la narrativa del futuro

Imagen: anahuacmayab.mx

Por: Alejandro Amaro Seguí (Tomado de Cachivache Media)

¿Pueden ser los videojuegos literatura o son una forma de arte menor? ¿Serán los videojuegos la forma preferida de narrar en el futuro? La primera interrogante tiene para muchos una respuesta evidente y se inclina por lo del arte menor, mientras que la segunda es respondida usualmente con un rotundo “¡no, qué va!”. Pero aquellos que conocemos y hemos experimentado las posibilidades de este nuevo medio sabemos que tiene un gran futuro por tres razones: la libertad creativa potencial que permite a sus realizadores, la relación estrecha que establece con el receptor gracias a la interactividad, y la “adicción” digital de los tiempos modernos.

Existen críticos (de la cultura en general) que sentencian que “los videojuegos nunca serán arte”. Del cine se dijo lo mismo: este, como nueva forma de creación, sufrió muchos estigmas en sus inicios, hasta que poco a poco fue demostrando su capacidad para producir materiales de alta calidad. En un primer momento los agravios fueron contra el silente, y luego se repitió la historia con la llegada del sonido.

Discutir los valores estéticos que podrían convertir a un videojuego en arte tomaría un libro, por lo que resulta más fácil, y no por ello menos válido, contrapuntearlo con otras formas ya consagradas que comparten similares cualidades creativas.

Si el lector me permite un rodeo espinoso, pudiera reformular la pregunta inicial: ¿es (toda) la literatura arte? ¿Es (toda) la pintura arte? La respuesta es tan subjetiva que no puede ser resuelta. Matt Sautman de la Southern Illinois University llama la atención sobre la definición de literatura según el Diccionario de Oxford: “written work valued for superior and artistic merit” [obra escrita valorada por su mérito artístico y superior]; por mi parte encontré esta: “Creative writing of recognized artistic value” [Escritura creativa de mérito artístico reconocido]; y en español: “Arte que se expresa con el uso de una lengua y que se consolida como conocimiento por medio de la escritura”.

Como se puede apreciar, el valor artístico está otorgado a priori. Sin embargo, muchos nos hemos sentido “ofendidos” al observar alguna instalación de arte contemporáneo a la cual “le sobran méritos artísticos”, o hemos lamentado habernos leído El alquimista de Paulo Coelho, aunque fuera para poder criticarlo con elementos sólidos. Entonces… ni todo lo escrito es literatura, ni todo lo pintado es arte, ni todos los juegos pueden considerarse “artísticos”, pero unos cuantos sí.

Todas las definiciones anteriores convergen en que la literatura es escrita, y en eso sí es difícil contradecirlas. ¿Son los guiones de películas literatura, o entran dentro de la categoría de cine? Un guion es más que palabras, y con más o menos frecuencia, también incluye indicaciones para la puesta en escena, como el teatro. Este último podría separarse y ser por sí mismo una pieza literaria, mientras que su adaptación puede fracasar como película. Esta misma perspectiva tiene que aplicarse a los videojuegos.

Los videojuegos poseen argumento, fotografía, diseño de personajes, de vestuario y música. Títulos como Inside pueden tener un “pobre” argumento lineal, pero sobresalir en su ambientación y banda sonora. Sin embargo, nada de esto es reconocido.

En nuestro país los videojuegos son vistos como entretenimiento sin contenido, usualmente dirigidos a los niños y jóvenes. Las personas que nunca hayan jugado nada, podrían incluir a todos los títulos producidos dentro de la categoría de Mario, la de los famosos “detectives” o cualquier first person shooter del montón. Esto resultaría tan injusto como valorar a la literatura por las novelas de Corín Tellado o al cine por las películas de Marvel.

Sautman cita a Scott McCloud, quien en Understanding Comics se refiere a lo que él denomina “la maldición de los nuevos medios”. Esto, aunque aplicado originalmente al cómic, es igual para los videojuegos. Para la opinión pública mayoritaria, la calidad de algo está sustentada por la tradición, opinión fundamentada en una ciega fe en lo que podría llamarse “no-conozco-nada-de-esto-pero-no-tiene-calidad-pues-nadie-lo-ha-resaltado-antes”. Tal juicio erróneo es equiparable a los que argumentan que su religión no puede estar equivocada por contar con siglos de tradición.

El panorama no es completamente oscuro, pues ya se han dados los primeros pasos para su reconocimiento “oficial” dentro de los mecanismos que escriben los cánones. Wikipedia me ha aportado el dato de que han existido varias “exposiciones de arte” en las que se han incluido varias “torres” de los antiguos juegos de arcade. Si bien es notable la intención, no pasa de ser un gesto como el de Duchamp con su Fountain. Por otro lado, sí es positivo que en el 2006 el Ministro de Cultura de Francia los caracterizara como arte y le otorgara la orden de Ordre des Arts et des Lettres a tres diseñadores de videojuegos. Otros casos similares han ocurrido en los Estados Unidos, bajo el auspicio del Smithsonian American Art Museum y el Museum of Modern Art (MoMA).

En la propia Wiki, se usa de ejemplo el caso de Roger Ebert, crítico de cine que se vio envuelto en una serie de debates alrededor de este tema a raíz de que le otorgara al filme Doom una sola estrella. En internet varias personas le demandaban que para comprender totalmente la película (imagino que cosas de la historia no presentadas en ella) había que jugar el videojuego. Su respuesta fue contundente y, sobre todo, ignorante: “video games don’t explore the meaning of being human as other art forms do” [los videjuegos no exploran lo que significa ser humano como otras formas de arte]. Los detractores de la inclusión del videojuego como arte exigen a cada uno de los títulos valores subjetivos que no alcanzan ni la ¾ partes de lo que se produce anualmente en materia de plástica, música, cine o literatura, sin mencionar que no distinguen entre géneros o títulos particulares dentro de la industria. Además, la frase me ha llamado la atención puesto que, precisamente en los RPG y en los MMORPGs (massively multiplayer online role-playing games) es donde uno puede “explorar” lo que es ser “humano”, al interactuar con su avatar (que puede tener otro género distinto al real o ser de otra raza fantástica) en un mundo virtual, online o no.

Sin embargo, los críticos de esta posición no se encuentran solo fuera de la industria, sino también dentro de ella. Varios diseñadores de videojuegos se han manifestado en contra de su admisión como arte. Uno de sus argumentos es que los juegos satisfacen una necesidad física del jugador, representan un servicio, y por lo tanto no aspiran a “propósitos más elevados”. No obstante, reconocen que los videojuegos pueden llegar a ser un medio para hacer arte, pero que la mercantilidad de la industria siempre ha atentado contra esto.

Y es que, a diferencia de las otras formas artísticas, que pueden ser concebidas con pocos recursos (el cine sería la excepción), la creación de los videojuegos siempre ha sido costosa. Es natural entonces, que las leyes del mercado y las reglas que hacen a un producto apto para el consumo masivo atenten contra la calidad final del videojuego. Las consecuencias de esto son las que vemos hoy: producción en masa, proliferación de títulos mediocres que se copian unos a otros y subyugación al mercado.

Al igual que la literatura, el cine y la música, las grandes obras son aisladas. Los indie games (videojuegos independientes), aquellos que cuentan con menos presupuesto, usualmente diseñados por pequeños estudios y financiados a través de crowdfunding, son por regla general los “más artísticos”, pero para nada los únicos. Grandes títulos AAA como Dragon Age, The Witcher o Dark Souls, son a la vez éxitos de ventas y logros estéticos; aunque representan casi excepciones, de la misma forma que no es común un best-seller que es también una “buena novela”.

Si bien, como se ha visto, los videojuegos comparten con los filmes muchas similitudes a la hora de ser valorados, debido a que conjugan en una sola unidad varias formas artísticas, al estar en tela de juicio su valor, es más común que se le compare con la literatura. Y es que la interactividad de los videojuegos, es comparable con la inmersión en la lectura. Los factores comunes entre sí que conducen a esto son varios, entre ellos: el tiempo dedicado a su consumo, la focalización narrativa, la amplitud del mundo presentado y la relación con el receptor/jugador.

Respecto al último elemento, muchas veces suele olvidarse que la literatura es también una forma de entretenimiento, y no solo en el sentido de diversión, pues el lector a menudo busca en ella un escape de la realidad. La inmersión en las páginas de un libro, en solitario, es una experiencia que muchos usan para alienarse a propósito, nada diferente a lo que se logra al jugar, por ejemplo, un RPG de mundo abierto, sobre todo si es online.

Este escape hacia el mundo ficcional varía en dependencia del foco narrativo –para expresarlo en términos de narratología– o de la “persona” en el caso de los juegos. Un narrador omnisciente y heterodiegético (que no participa en los hechos narrados) es como el jugador de un videojuego de estrategia (Real Time Strategy o Turn-Based Strategy), el cual desempeña el papel de Dios con unos cuantos personajes y/o ciudades, países o hasta planetas. Para seguir con las palabrotas aprendidas en Filología, la focalización de los RPG, en cambio, es la del narrador homodiegético (que participa en la historia) o la del autodiegético, que es cuando en vez de un avatar visto desde la tercera persona, el punto de vista es desde la primera.

Por su parte, el narratario (receptor del relato, o sea el jugador) es normalmente extradiegético, pues casi nunca se rompe la ilusión de la ficción (“la cuarta pared”, para tomar prestado el término del teatro), aunque en muchos casos, sobre todo en los tutoriales, es común hacer esto. Por supuesto, hay ocasiones en los cuales resulta intencional y se busca casi siempre hacer una crítica “metaliteraria” humorística, como en Monkey Island o Deadpool. En fin, que mi curso entero de narratología pudiera aplicarse a un videojuego y, en este caso, su riqueza de posibilidades supera las del cine.

Las películas “vanguardistas” también han experimentado con todos estos elementos narrativos, pero cada manifestación del arte tiene ciertas reglas básicas, y el cine me ha demostrado que existen límites creativos asociados a las posibilidades del medio, que muchas veces hacen fracasar en la práctica ciertas ideas atrevidas. Por citar un ejemplo que me chocó mucho, hablaré de Japón, de Carlos Reygadas. En este largometraje, el espectador es “forzado” a observar una toma semi-estática del paisaje durante largos minutos, supongo que para imaginarse lo que piensa el protagonista. Y ese es el límite. El cine es un medio narrativo por excelencia, y ese “tiempo muerto” de pantalla sería como leer páginas y páginas de descripción –a no ser que la prosa que le agregue algún placer estético extra–, sin nada nuevo que aportar. Según la poética que busco en un libro, párrafo tras párrafo descriptivo en una narración es igual a nada, pues “una imagen vale más que mil palabras”, ahora, si en cambio emplea la misma cantidad de tinta en un flujo de consciencia del personaje, quedo complacido.

La digresión no ha sido gratuita, pues los videojuegos proporcionan el medio ideal para que confluyan ambas poéticas. Si el jugador gusta de abrir el diario del personaje (muchos juegos los usan) para conocer sus pensamientos, es libre de hacerlo, si no, no pasa nada (excepto que su experiencia quedará incompleta). En el otro caso, si desea escalar una montaña virtual para disfrutar del paisaje que el motor gráfico le tiene preparado y mirar el horizonte veinte minutos, también lo puede hacer. Esta libertad que proporciona la interacción es la carta ganadora en cuanto a la narración, y su lugar en el futuro está asegurada –sin olvidarnos de la realidad virtual, tema para otro artículo–.

Según Maurice Blanchot, la literatura no es un género del arte del que se desprenden otros «subgéneros», sino un espacio. He sacado la cita fuera de su contexto para aplicarlo –quizás algo imaginable para él– a los videojuegos, pues estos son precisamente un “espacio” donde las fronteras entre las demás manifestaciones artísticas pueden diluirse de forma mucho más fluida –creo yo– que el cine.

Algunos dicen que las películas y las novelas se harán obsoletas. Muchos han profetizado también la muerte de la literatura escrita, aseverando que los audiolibros o libros electrónicos o incluso las películas reemplazarán el papel impreso, pero estamos aún lejos de ese punto. Y es que el ser humano ha crecido a través de los siglos escuchando historias narradas, y las necesita de cualquier forma que se presenten, en forma de literatura, de cine o de videojuegos. Solo resta que este nuevo medio siga en su evolución, ya notable, en apenas medio siglo de vida.

Vitrola Wifi o la nueva era para melómanos cubanos

Imagen: Kalia León / Cachivache Media

“Después abrió la Biblia al azar, recitó fragmentos salteados de ocasión y echó a andar una vitrola de manigueta con los discos de la nostalgia…”

Gabriel García Márquez

Por: María Lucía Expósito (Tomado de Cachivache Media)

Desde el pasado 2016 Reinier Ricardo Figueredo, ingeniero informático y programador, echó a andar su propia vitrola, pero virtual, la cual le recuerda sus visitas infantiles al parque de Bayamo, donde había un gramófono muy popular entre los niños de la zona.

Todo empezó con una conversación entre colegas de trabajo del edificio Bacardí, en la que uno de ellos habló de una película que había visto donde reproducían música según los gustos de la audiencia del lugar.

Vitrola Wifi, aplicación (aún en versión beta) pensada para su uso en restaurantes, cafeterías, fiestas, reuniones de amigos u otros espacios, se presentará el próximo 15 de junio en la Casa de la Américas como parte de la sesión de pitching de la tercera edición del encuentro AM-PM “América por su Música”Seguir leyendo

Death Proof: revisitando un muy poco (re)conocido filme de Quentin Tarantino, diez años después.

Imagen: Mayo Bous / Cachivache Media.

“The Woods are lovely, dark and deep. But I have promises to keep, and miles to go before I sleep. And miles to go before I sleep”.

Robert Frost: Stopping by Woods on a Snowy Evening.

Por: Yudith Vargas Riverón (Tomado de Cachivache Media)

Introito

Para Alfred Hitchcock, el éxito de una película era directamente proporcional a la calidad del guion. Para Quentin Tarantino, el éxito de una película es directamente proporcional a la calidad del guion. Y a día de hoy, pocos se resisten al influjo de ambos directores, maestros, además, del suspense y de los buenos guiones. La poética audiovisual del genio estadounidense coincide por momentos con el lenguaje del portento británico, quien en más de una ocasión respondió a la pregunta “¿cuál es la clave de una gran película?” con tres palabras claves: “guion, guion, guion”.

Chapter 1. The last race

Seguir leyendo

The Curious Expedition: exploradores por un día

Imagen: gameit.es

Por: Javier Montenegro (Tomado de Cachivache Media)

Junto a los piratas, los exploradores de los siglos XVIII y XIX están rodeados de un romanticismo que nada tiene que ver con la realidad. Aquellas nuevas tierras “descubiertas”, los templos saqueados, las tribus engañadas con trueques burlescos, los animales cazados y alguna que otra escaramuza con lugareños que defendían lo suyo, podrían ser un resumen del currículum de muchos de estos hombres. No obstante, al igual que los piratas, esa sensación de incertidumbre, de nuevas aventuras, de tierras inexploradas y preciados botines esperando por la llegada del hombre civilizado, provocaron un aura mística… y el deseo de muchos de ser exploradores por un día.

The Curious Expedition es un RPG por turnos donde nos ponemos en la piel de un explorador que parte de Inglaterra en busca de aventuras y tesoros ocultos en tierras inexploradas. Puede ser África, Asia, Sudamérica, América del Norte, incluso algún paisaje perdido donde aún viven dinosaurios o algún portal que nos lleve a otro mundo lleno de riquezas. Básicamente, cualquier territorio que no incluya a Europa. Lo divertido es que cada viaje se disfruta como si fuese el primero, con las expectativas de encontrar algo maravilloso, ya sea un cementerio de elefantes, un templo para saquear o una tumba con una momia intacta esperando un pasaje sin retorno, en caso de que esté realmente muerta.

Seguir leyendo

The Wilderness

Por: Yohandry Manzano Castillo

Por: Yohandry Manzano Castillo

Cada vez que escuchas a Explonsions in the Sky (EITS), es inevitable recordar que son los tipos de Glittering Blackness. Los mismos que después se aparecieron con cicatrices como The Moon is Down, Have You Passed Through This Night? o Catastrophe and the Cure. Los mismos que se hacían llamar Breaker Morant y de alguna manera consiguieron colarse en los estudios de KVRX para grabar en vivo un set-list del que luego retomarían algunas canciones. 4 de julio de 1999. Terminaron de hacer lo suyo y se sentaron a mirar los fuegos artificiales. “En ese momento decidimos que en lo adelante seríamos Explosions in the Sky. Desde entonces hemos hecho cosas muy buenas”.

Seguir leyendo

Generation Kill o la guerra que Hollywood ignora

Imagen: hbo-canada.com

Por: Darío Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

Un marine norteamericano es una máquina asesina perfectamente engranada, un ser de mente fría y puntería infalible, un Superman de camuflaje. Identificados con esta idea entra en acción la Segunda Sección de la Compañía Bravo del 1er Batallón de Reconocimiento de la 1ra División de Marines. Iniciarán su camino por el norte de Iraq en busca de armas químicas y, de paso, para “patearle el trasero por segunda vez a Sadam”. Ellos se saben lo mejor del ejército más poderoso del mundo, la élite de la élite. Sin embargo, basta la pequeña observación de un Sargento para derribar dicha tesis: “¿Acaso no se dan cuenta de que todo el mundo nos odia?”

Seguir leyendo

Me llamo Laura y soy un undead warlock

Imagen: Captura de pantalla de la serie The Big Bang Theory.

Por: Laura Menéndez de la Torre (Tomado de Cachivache Media)

No han sido pocas las veces en las que me han preguntado por qué lucía tan cansada esa mañana y he demorado para responder “me pasé la noche jugando World of Warcraft (WoW)”. Las miradas que obtengo con esa respuesta solo pueden ser comparadas con los comentarios que, incluso ahora, recibo de algún jugador ocasional al encontrarse con mi recién creado Draenei paladín en la plaza de Stormwind, o mientras completo misiones en Booty Bay. Y es que el WOW todavía tiene un aura de masculinidad para muchos de los usuarios de SNET que se conectan diariamente en la popular red. Seguir leyendo

Del beef a la “tiradera”: deformaciones del reguetón cubano

Imagen: youtube.com

Por: Gabriel López Santana (Tomado de Cachivache Media)

“What’s beef? Beef is when you need 2 Gats to go to sleep
Beef is when your moms ain’t safe up in the streets”

Notorious B.I.G

No faltará quien lo niegue, pero no por ello deja de ser cierto: a la cultura norteamericana y sus influencias debemos, entre otras cosas, las voces guajiro, ampaya, jit y aún en algunos sitios, frigidaire; los premios Grammy de Chucho Valdés con su latin jazz; la fama mundial de Tropicana, la mayoría de los taxis particulares, la recuperada cultura del cabaret y los bares, la costumbre de ver el noticiero estelar, los techos a cuatro aguas y el nombre mismo de pueblos como Miller o Hershey, cuatro o cinco grandes monumentos y, más recientemente, algunas pautas a seguir dentro de la llamada música urbana.

Algunas no pasan de ser burda copia o una de las contadas jugarretas de la globalización, pero existen otras que el cubano ha incorporado a la manera que más le ha convenido, sin cuidarse de faltarle a una tradición o de imitar modelos obsoletos.

Concretamente: ahora mismo el reggaetón cubano, como género y movimiento cultural, reproduce patrones del rap norteamericano de los noventa y la década pasada. Seguir leyendo

Trolear es un placer

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Yadira Álvarez Betancourt (Tomado de Cachivache Media)

Advertencia: Este no es un bestiario de los tipos de trol que puedes encontrar (o ser) dentro de la comunidad virtual, ni un recetario de cómo exorcizarlos. El presente escrito está más cerca de ser un ejercicio justificativo del troleo, con un par de usuarios, entre ellos yo, en el rol de abogados del Diablo, y la Red como infierno y escenario para las fechorías y descubrimientos de todos. Así que si eres del tipo correcto, puro y respetuoso de las reglas, o tu orientación política y emocional incluye, en versalitas negras, variantes de “ODIO AL USUARIO TROLL” o “NUNCA ALIMENTO AL TROLL” o incluso “MATO AL TROLL DONDE LO VEA”… mejor no sigas leyendo.

Seguir leyendo

Ariel, el mastermind de la seducción

Ilustración: Mayo Bous /Cachivache Media.

Por: Alejandra García (Tomado de Cachivache Media)

Cualquiera puede aprender el arte de la seducción. O al menos eso parecen indicar la existencia de numerosas academias donde enseñan a hombres y mujeres a “ligar”, una práctica cada vez más común de acuerdo con Google, que muestra más de 480 mil resultados en una búsqueda superficial de escuelas de este tipo. Argentina y Chile encabezan los listados en la región, con matrículas que alcanzan más de mil estudiantes al año. Cuba no está ajena a este fenómeno.

En Revolico, la red de clasificados de Cuba, se puede encontrar el anuncio de Ariel, que se presenta como TheMasterMind de las “comunidades” de seducción de la Isla. Promete a sus posibles clientes una táctica infalible de conquista creada por él, el Método Jardinero, que implica “juego, logística y valor”. Seguir leyendo

Inteligencia Artificial: ¿tendremos nuevo paradigma civilizatorio?

Por: Alejandro Pérez Malagón (tomado de Cachivache Media)

Amarillismos aparte, hablando en serio. Elon Musk dijo hace unos meses que la Inteligencia Artificial (AI, anglosajonamente abreviado) era nuestra mayor amenaza existencial. Estaba en el MIT. En su ingenieril público muchos deben haber pensado en el calentamiento global, invierno nuclear, supernovas, asteroides, cometas y animes mecha pero, quizás por cortesía, nadie le contradijo.

Musk es un personaje variopinto y a veces dice cosas. Pero entonces vino Stephen Hawking, el físico. Con su sintetizador de voz le explicó al periodista de turno que el desarrollo avanzado de las AI podía señalar el fin del hombre como especie. Casualmente dicho sintetizador había sido actualizado recientemente para utilizar una tecnología basada en redes neuronales. Esta sugiere la palabra siguiente a la que se está escribiendo, como hace el teclado de nuestros smartphones.

Seguir leyendo

Tratado de repostería

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Carlos Ávila Villamar

No es un secreto que los dulces, en el nivel nutritivo, constituyen los alimentos menos necesarios de los que el hombre cada día consume, y puesto que su esencia final es común (el azúcar) los reposteros han de arreglárselas empleando en ellos todo tipo de trucos para despertar el interés en el consumidor. Y no es casualidad que los dulces representen el capricho por excelencia dentro de cualquier dieta.

Si recordamos la vitrina de cualquier buena dulcería la primera palabra que quizás nos venga a la cabeza sea exuberancia. Quiero decir, tal vez ninguna otra rama de la cocina haya conseguido un grado tal de especialización y sea capaz de mostrar semejante número de formas, texturas y colores en una misma vitrina. Una dulcería debe semejar el paraíso, y la prosperidad del paraíso ha de ser desconocida para nuestros ojos. Entre más rebuscados y alucinantes los dulces, mejor. Debemos sentirnos desorientados, indefensos, porque las leyes que rigen el mundo de afuera no deben aplicarse a lo que esté en el interior de la vitrina. Seguir leyendo

Hacking en Cuba ¿jugar a ser Dios?

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: María Lucía Expósito (Tomado de Cachivache Media)

Eric Raymond afirma que saber romper medidas de seguridad no hace que seas hacker, al igual que saber hacer un puente en un coche no te convierte en un ingeniero de automoción.

Los términos hacker y hack tienen connotaciones positivas e irónicamente negativas. Los programadores informáticos suelen usar hacking y hacker para expresar admiración por el trabajo de un desarrollador de software calificado, pero también se puede utilizar en un sentido negativo para describir una solución rápida pero poco elegante a un problema. La palabra hacker se utiliza normalmente para describir a alguien que hackea un sistema con el fin de eludir o desactivar las medidas de seguridad.

El hacking en Cuba es un tema casi desconocido para la mayoría. El artículo 26 de la Resolución 127/07 refleja que “ninguna persona está autorizada a introducir, ejecutar, distribuir o conservar en los medios de cómputo programas que puedan ser utilizados para comprobar, monitorear o transgredir la seguridad, así como información contraria a interés social, la moral y las costumbres, excepto aquellas aplicaciones destinadas a la comprobación del sistema instalado en la organización para uso por especialistas expresamente autorizados por la dirección de la misma”. Seguir leyendo

Silicon Valley y los monos del caos

Portada del libro Chaos Monkey, de Antonio García Martínez. Imagen: wbur.org

Por: Yisel Martínez García (Tomado de Cachivache Media)

Antonio García Martínez vino por primera vez a Cuba este 2017. Su visita no está relacionada con el boom turístico y mucho menos está motivada por el hecho de que sus padres sean cubanos. Después de doctorarse en Física en la Universidad de Berkeley, se interesó por la tecnología, y fue eso lo que lo trajo a explorar.

Chaos Monkeys: Fortuna obscena y fracaso aleatorio en Silicon Valley es el nombre del libro que escribió luego de vivir varios años en la zona de San Francisco, California, donde tienen su sede muchas de las más importantes compañías de tecnología de todo el mundo. El lugar se ha convertido en una suerte de meca para los cientos de jóvenes empresas que buscan abrirse camino en el terreno de la tecnología.  Seguir leyendo

Muerte al poema

… y Flores el día anterior a estos hechos, 14 de septiembre de 2016, a las ocho y cuarto de la mañana, pendía de una soga que había tenido el cuidado de amarrar tres veces a las rejas de su balcón. Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Lorena Sánchez (Tomado de Cachivache Media)

El poeta, el antipoeta, el ultra poeta desdentado solo es, al final, un número en un cartón blanco. En la morgue –ese poeta, antipoeta, ultra poeta desdentado– solo es el muerto 5703. Luego es polvo, hueso calcinado, dos kilogramos de cenizas. No ya cadáver, no ya hombre, el poeta viaja a su último destino: la Playita de los Rusos, al este de La Habana. Su urna, azul, artesanal, la carga otro omni-poeta, escultor y performer: Amaury Pacheco. El poeta, antipoeta, el ultra poeta desdentado es, digámoslo desde el principio, Juan Carlos Flores; y Flores el día anterior a estos hechos, 14 de septiembre de 2016, a las ocho y cuarto de la mañana, pendía de una soga que había tenido el cuidado de amarrar tres veces a las rejas de su balcón.

Seguir leyendo

Los Guardianes, los Vengadores y la Guerra Tibia

Poster de la película Guardianes. Imagen: gorkl.com

Por: Darío Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

El 4 de octubre de 1957 la URSS lanzó el primer satélite artificial de la Tierra, el Sputnik I. Bastaron solo cuatro meses para que Estados Unidos lanzara el Explorer I. Los norteamericanos, sin embargo, se adelantaron en aquello de mandar animales al espacio y enviaron un grupo de “moscas de la fruta”. Los soviéticos, que no soportaban segundos puestos, se aventuraron a condenar a muerte a la perra Laika. Así siguió la encarnizada lucha por la hegemonía mundial: Gagarin vs Neil Armstrong, el Solaris de Tarkovski vs 2001: Odisea del espacio de Kubrick, Bobby Fischer vs Kárpov y Kasparov…

Lejos ya de aquel mundo abiertamente bipolar, puede que quede en el aire cierto aroma a Guerra Fría. No es de extrañar. Cuando la pelea es entre gigantes nunca se deben descartar las revanchas.

Aún en en pleno siglo XXI podemos sentir la atmósfera gélida de la confrontación. El cine norteamericano de acción de vez en cuando nos trae un cruce de fuego entre yanquis y rusos, donde los últimos, claro está, siempre son “los malos de la película”. Las historias de superhéroes no suelen escapar a estos cánones y de ejemplo podemos citar a los Avengers, quienes en más de una ocasión han tenido que lidiar con algún villano de la Europa del Este.

No nos asombra que los rusos también guarden algo de aquella rivalidad heredada de los tiempos de la URSS y es por eso que este año se han lanzado a la industria del cine de superhéroes con: Guardianes. Esta película ha sido catalogada por la crítica como “los Avengers rusos” con toda razón, pues no es necesario mucha perspicacia para entender cómo lo que inició como una carrera espacial hoy puede ser por apoderarse de los cines.

Seguir leyendo

¡Se acabó el tiburoneo! ¿Te casarías conmigo?

Ceremonia de casamiento en WoW. Imagen: darkwowforever.deviantart.com

Por: Félix Manuel González Pérez (Tomado de Cachivache Media)

Fue en aquel instante cuando él entendió que hay decisiones que te cambian la vida. O al menos una de las vidas. Decisiones irremediablemente correctas que trastocan con violencia el presente y el futuro. O al menos uno de los presentes y los futuros.

Cuando ella entró en la capilla con aquel vestido blanco de bordes dorados, elaborado con madeja de tejido mágico, hilo de seda grueso y lejía, él reconoció que había hecho lo correcto.

Ella, sin desprenderse todavía de aquella apariencia indomable, caminó descalza hacia el altar con aplomo de guerrera. Él, la esperó nervioso y meditabundo, como quien quiere apurar su suerte.

Era de día dentro y de noche afuera. Eran la Tierra y algún otro mundo. Eran La Habana y Stormwind, y una pareja irónicamente perfecta: un caballero y una pícara.

Seguir leyendo

Narrativas Alternativas, o, cómo un juego puede jugar con tu mente.

Fotograma de Shadow of the Colossus. Imagen: teamico.wikia.com

Por: Adrián Romero (Tomado de Cachivache Media)

Desde que se originaron las primeras historias, se crearon patrones y formas habituales de contarlas, no solo relacionadas con los temas y el desarrollo, sino también con la propia mecánica empleada para narrar cualquier cuento.

El análisis de los patrones de los temas es sencillo: la trama gira alrededor de un personaje X, que debe cumplir X objetivo, y para esto debe superar X obstáculos. Ganar el amor de su amada, vencer al villano ruin, escapar de su circunstancia desafortunada. Si el final feliz llega o no, es secundario.

La forma de contar estas historias se ha mantenido más o menos intacta desde hace siglos. Ya Aristóteles enunciaba algunas de las “reglas” de una narración, así como su estructura clásica: introducción, nudo y desenlace. Es decir, primero conoces a los personajes, luego comprendes cuál es el problema que ha de superar, o por lo menos que hará esta historia en particular interesante, y finalmente se resuelven todos los problemas, para bien o para mal del protagonista. Seguir leyendo

Dimensionando un proyecto

Imagen: https://printm3d.com

Por: Roberto Alejandro Espí Muñoz (Tomado de Cachivache Media)

Continuando con el tema de la impresión 3D, del cuál ya habíamos hablado hace unos meses; el hecho de utilizar máquinas de este tipo trae consigo un cambio paradigmático de cómo observamos e interactuamos con el mundo. Muchos lo ven como el próximo paso tecnológico: una mejora en la decentralización de la producción de bienes, la posibilidad de crear desde tu propio hogar.  Seguir leyendo

La apuesta de Ninja Cuba por conquistar al profesional cubano

Fabián Ruiz Estévez y Victor M. Moratón, fundadores de Ninja Cuba. Foto: David Vázquez / Cachivache Media.

Por: Gabriela Fernández Méndez (Tomado de Cachivache Media)

Víctor M. Moratón. Emprendedor en tecnologías. La Habana. 29 años. Trabajo a tiempo completo

Fabián Ruiz Estévez. Diseñador. La Habana. 33 años. Modo de trabajo no especificado.

Víctor y Fabián tienen varias cosas en común. Ambos son profesionales freelance. Viven en Cuba y tienen licencia para el trabajo por cuenta propia. Sostienen que algunas veces se debe actuar por razones que van más allá del beneficio propio.

Y fundaron juntos un proyecto.

Seguir leyendo

Bajo un claro de luna: A propósito de Moonlight

Imagen: moonlight.movie

Por: Dayma Crespo Zaporta (Tomado Cachivache Media)

(Spoiler alert)

Como cada año, me encontraba ansiosa por conocer los filmes ganadores de una noche llena de alfombras rojas y vestidos alucinantes, y por demás, me sentía libre de juzgar el criterio de la Academia y ejercer mis propios votos. Es así que decidí degustar la ceremonia de los Premios Oscars –la había copiado en la mañana junto a varios de los filmes nominados–. Para bien o para mal, la opinión de la Academia siempre importa a los profesionales del cine, pues no todo es mero amor al arte, y aun cuando lo sea ¿a quién no le gustaría ser reconocido frente a tantas celebrities?

De la ceremonia destaco el fiasco del otorgamiento del premio a Mejor Película. ¿Cómo se justifica que, al cabo de 89 años de rimbombantes ceremonias, la producción de este gigantesco evento se pudiera equivocar en la entrega del lauro más esperado por todos? Tal escándalo impidió que muchos se fijaran en las diversas razones por las que el filme arrasó con los restantes nominados.  Seguir leyendo

King Kong: reivindicando a la bestia

Ilustración: Mayo Bous/Cachivache Media

Por: Darío Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

Ayer fue soberano de una isla y ahora es un espectáculo de circo. Subido en lo más alto del Empire State observa, afligido, que el reino de sus captores parece infinitamente más grande que el suyo. Las avionetas le molestan como moscas, y como a moscas él las aplasta una por una. Al final, desiste de la lucha y cae. Se ha resignado a la idea de que la civilización, una vez más, doblegó a la barbarie.

Esta es la versión de King Kong con la me quedo de las tantas películas que le han hecho. Prefiero olvidar esa otra historia a lo “Bella y Bestia” donde una rubia de Hollywood somete a un monstruo con el encanto de sus ojos y el molesto chirrido de sus gritos de auxilio. Seguir leyendo

Dale like y comparte este artículo

Imagen: marketingland.com

Por: Alejandro Amaro Seguí (Tomado de Cachivache Media)

Hace un tiempo tuve que explicarle a la mamá de un amigo mío que la mayoría, para no decir todos, de los posts de Facebook con la foto de un niño minusválido, o con secuelas de quimioterapia, eran falsos. Le dije, “no es que las imágenes estén trucadas con Photoshop, sino que el origen de esas cadenas no tienen la intención de ayudar al enfermo, sino ganar dinero cuando se hacen virales”.

El encabezado de tales fotos es siempre el mismo: presentan los problemas o enfermedad que padece el enfermo y luego “Like y comparte, comenta Amén”. Esta última parte indica que la exhortación está pensada en esencia para personas creyentes, no solo porque deberían ser las más piadosas –y si no lo son, lo aparentarán en las redes sociales al menos–, sino porque, por definición, son las que están convencidas que con su apoyo espiritual puedan lograr algún bien. Seguir leyendo

Los quince o el dilema entre realidad y representación

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Carlos Ávila Villamar (Tomado de Cachivache Media)

Uno de los fenómenos más lamentables y visibles del subdesarrollo radica en el divorcio ridículo entre objeto y símbolo, es decir, entre realidad cotidiana y representación. Ya ni siquiera nos extrañamos cuando en una cafetería las enormes y atrayentes imágenes de comida que se usan como decoración contrastan con la oferta, a veces pobre, a veces muy poco atractiva. Es de lo más común, pues, tener que aceptar una realidad incapaz de competir con la representación, o, visto desde otro punto, aceptar una representación que traicione de una manera tan hipócrita la realidad.

El caso de las fotos de quince me parece el ejemplo más burdo. No creo que exista un vínculo directo entre el subdesarrollo y la antigua tradición de celebrar el paso de una muchacha a la madurez. Las fotos de quince comenzaron en una época en la que el simple acto de tomarse una fotografía ya era un acontecimiento. Lo que sí me parece obvio es el vínculo entre el subdesarrollo y la monstruosa institución que hoy día constituyen Los Quince en nuestro país. Utilizo la mayúscula sin titubear. En nuestro país existe el Estado, el Matrimonio, la Iglesia y Los Quince. Se trata de una degeneración absurda que amenaza cada día los hogares cubanos. Tres cosas se esperan con antelación en el hogar cubano: la muerte, la boda y Los Quince de la niña. Las dos primeras cada vez se esperan menos.  Seguir leyendo

Jugando a programar en serio

Jornada Científica en la Facultad de Matemática y Ciencias de la Computación de la Universidad de La Habana. Foto: Fernando Medina / Cachivache Media.

Por: Maite López Pino (Tomado de Cachivache Media)

El patio interior de la Facultad de Matemática y Ciencias de la Computación de la Universidad de La Habana vuelve a convertirse en una feria expositiva tecnológica ambiciosa y casi surreal. Proyectos con simuladores, realidad aumentada y videojuegos dan muestra de todo lo que se hace en Cuba en materia de ciencias de la computación.

En esta ocasión se celebró la clausura de la Jornada Científica Estudiantil, cuya temática fueron los videojuegos. Además de sesionar espacios expositivos de instituciones como el ICAIC, SIMPRO (Centro de Investigación y Desarrollo de Simuladores), y CITMATEL, también se premió el trabajo realizado durante toda la semana por estudiantes de la institución.

Seguir leyendo

Carcajadas responsables

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

“La risa es un ser malicioso, pero de conciencia tranquila.”

Nietzsche

Por: Dario Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

Entre las tantas cosas que sobran en este mundo están aquellas personas que te recuerdan las bondades de la risa. Están de más los alegres que te piden una carcajada sin conocerte, o peor, sin haberte contado siquiera un chiste. También pululan por ahí esas frasecitas suaves y digeribles que invitan a sonreír simplemente porque “la vida está llena de cosas buenas”. Por si alguien duda de la cientificidad de estos aforismos con lentejuelas, existe todo un ejército de revistas serias y doctores de renombre que prometen larga vida y cutis frescos a quienes ejercitan los no sé cuántos músculos de la cara con una carcajada. En fin, que si seguimos al pie de la letra el omnipresente convite estaríamos todo el día riendo como idiotas, que es decir: siendo idiotas.

Seguir leyendo

El arte del error: vivir para ver

Exposición GlitchMix not an error en la Real Embajada de Noruega en Cuba. Foto: Fernando Medina / Cachivache Media.

Por: Yudith Vargas Riverón (Tomado de Cachivache Media)

I. User and password

Desde marzo y hasta el próximo mayo está abierta al público la exposición GlitchMix not an error, como parte de la hasta ahora fructífera colaboración entre la Real Embajada de Noruega en Cuba y el estudio Figueroa-Vives. Por novena ocasión, ambas vecinas instituciones (queda una al lado de la otra)han demostrado que cuando se quiere, se puede. Sobre todo, en lo que respecta a impulsar proyectos curatoriales que no siempre encuentran justo amparo en los predios oficiales. La muestra en cuestión impulsa por vez primera en nuestro país el llamado glitch art, o arte del error. El diálogo transcrito a continuación resume en breves palabras qué es un glitch:

– ¿Qué es un glitch?

Seguir leyendo

Kewelta, el tiempo dirá

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Rachel D. Rojas (Tomado de Cachivache Media)

Hace apenas un año, Carlos Manuel García Vergara regresó a Cuba con un nuevo proyecto. Esta Kewelta (ahora con dos derivaciones: una Red Social de Publicidad y su complemento de pago Kewelta Promo) llega luego de un gran preámbulo, que incluye un tiempo de su creador en Alemania, “hablando con personas de primer nivel del mundo de la tecnología, de la publicidad, con comunidades de cubanos”, además de su experiencia previa en el micro mundo de los anuncios en Cuba durante más de 10 años.

El de Kewelta ha sido un resurgimiento inesperado, considerando sus orígenes como una lista de correos colaborativa, en la Universidad de La Habana durante 2005. Un proyecto que, rápidamente, adquirió tales dimensiones que Carlos Manuel, su fundador, tuvo problemas por congestionar el tráfico de los servidores. Seguir leyendo

Deadwood: una joyita pre-Cachivache

Poster promocional de Deadwood. Imagen: pinterest.com

Por Fernando Luis Rojas (Cachivache Media)

Cachivache Media cumplió un año. Parece más. No existía hace diez, cuando HBO trasmitió la última temporada de la serie Deadwood.

Saben el destiempo que teníamos –hoy menos– para “capturar” materiales de acuerdo a intereses diversos. No puedo precisar cuándo se dio la cabrona coincidencia entre una comida a base de chop suey y la escena de Mr. Wu y esos puercos que comen gente. Desde entonces el chop suey me sabe diferente, como reminiscencia de un acto de canibalismo.

Eso es Deadwood: la consagración del diálogo entre realismo e historia norteamericana.  Seguir leyendo

Reguetón cubano o… todo está fresa


Los panelistas inician el debate después de terminado el documental Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital. De izquierda a derecha: La Diosa (Dianelis Alfonso Cartaya), reguetonera; Carmen Souto musicóloga especialista de la Casa de las Américas; Marcos Junco, productor independiente; y Marcos Juárez, director del departamento de música latina en la compañía estadounidense de reproducción de música digital Pandora Foto: Fernando Medina / Cachivache Media.

Por: Maite López Pino (Tomado de Cachivache Media)

La cubanoamericana Lisette Poole presentó hace muy poco su documental Reggaetón Revolución: Cuba en la Era Digital en la Real Embajada de Noruega en La Habana y cuando aún pasaban los créditos comenzó el debate. En casi veinte minutos, Poole lo anuncia todo: cómo funcionan las casas de grabación alternativas, la producción de este género, la importancia vital de “El paquete” para su diseminación… el estilo de vida de los exponentes de este género y el concepto de negocio que ha sido pilar de esta industria underground.

Pero solo se queda ahí, en la anunciación. Luego de ver el documental tal pareciera que ser reguetonero cubano es la quinta esencia del éxito como artista en Cuba. Muchos nos quedamos esperando el punto de inflexión donde se habla de por qué es un género censurado en los medios de comunicación masiva cubanos. Tampoco llegó el momento para criticar la forma de presentar la imagen de la mujer como apenas algo más que objetos, la hegemonía patriarcal y la violencia de género que abundan en los productos audiovisuales de esta manifestación artística.

Seguir leyendo

Un epitafio para los RTS

Por: Alejandro Pérez Malagón (Tomado de Cachivache Media)

Los millenials jugaron RTS. Y la Generación Z juega MOBA. Si eres un lector asiduo a Cachivache Media debes saber ya que RTS es una sigla inglesa para el castellano “Juego de Estrategia en Tiempo Real”. Y MOBA significa Multiplayer Online Battle Arena, término que raras veces se lleva al español. Si no los sabes, ahora lo sabes.

Ambos son géneros de videojuegos –nunca está de más decirlo como servicio al despistado–. Buscando una analogía en los juegos de mesa, los RTS se parecerían al ajedrez y los MOBAs al… ajedrez con menos fichas, si se jugara por equipos y te encargaran mover solo un alfil. La diferencia esencial que tienen sobre sus contrapartes de mesa es que tanto los RTS como los MOBA no fomentan en sus jugadores la amable costumbre de esperar a que cada participante haga su movida. Esto los hace mucho más dinámicos, antisociales y estresantes.

Seguir leyendo

South Park: la evolución del humor y la corrección política

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Alejandro Amaro Seguí (Tomado de Cachivache Media)

Dentro de pocos meses se cumplirán veinte años desde que por primera vez se emitiera South Park (SP) en la cadena televisiva norteamericana Comedy Central. Con el capítulo titulado Cartman Gets an Anal Probe, era de esperarse que esta serie no siguiera el rumbo de otras como The Simpsons. Si bien esta última, aunque contenga una dosis satírica y crítica bastante severa, con varios niveles de interpretación, viene dirigida a una audiencia más general, una sitcom animada que los niños podrían ver “en compañía de un adulto”. En cambio, la de Trey Parker y Matt Stone en raras ocasiones debería ser vista por niños, e incluso los adultos pueden quedar muchas veces con la sonrisa frustrada ante la complejidad de las cuestiones que el show decide satirizar o parodiar.  Seguir leyendo

¿Manténgase alejado del alcance de los niños?

Foto: Fernando Medina Fernández / Cachivache Media.

Por: Eileen Sosin Martínez (Tomado de Cachivache Media)

La escena ocurre en una calle de El Canal, en el Cerro habanero. A eso de las cinco o las seis de la tarde, se escucha un revoltijo de voces infantiles, que ríen, gritan, se defienden, atacan… “Mijo, ¿¡pero tú eres mongo!?”. “¡Dale, dale…!”. Los niños están jugando en red, conectados por Zapya, cada uno con su tablet. Sentados en un contén del barrio.  Seguir leyendo

Firewatch: como si leyeras una novela

Fotograma de Firewatch.

Por: Javier Montenegro (Tomado de Cachivache Media)

Son pocas mis experiencias con videojuegos que me provoquen cuestionamientos como persona, o al menos despierten una reflexión acerca de la naturaleza humana. Por lo general, los juegos que lo logran son pequeñas obras indies, con una propuesta muy bien definida y desarrollada en pocos minutos de partida. Y precisamente son estas las razones por las que Firewatch me parece maravilloso: narra una historia sin pretensiones ni tesis grandilocuentes y con una idea concisa: el videojuego también funciona como storytelling.

Seguir leyendo

Alejandro Pérez y los frijoles mágicos

Foto: Ernesto Matrascusa / EFE.

Por: Yudith Vargas Riverón (Tomado de Cachivache Media)

I. Currículum Vitae

Con más de 400 materiales audiovisuales en su haber, el realizador cubano Alejandro Pérez es hoy mundialmente conocido. Pero antes de ser mundialmente conocido, el realizador cubano Alejandro Pérez era un ciudadano común, graduado de la Facultad de Medios Audiovisuales del ISA, especializado en fotografía. De hecho, el ciudadano Alejandro Pérez dio sobradas muestras de su talentoso ojo tras la cámara en varias películas cubanas. Pero siempre coqueteó con el videoclip.

La vaquita Pijirigua, del cantautor cubano Pedro Luis Ferrer, fue el primer videoclip que dirigió Alejandro Pérez, hace 28 años. Y su buen karma y duro currar le han procurado una próspera y larga carrera desde entonces. Hoy, Alejandro Pérez ha trabajado con y para artistas de fama nacional e internacional: Marc Anthony, Pitbull, Descemer Bueno, Paulina Rubio, Enrique Iglesias. Al hijo de Julio le ha hecho varios videoclips; incluso Bailando se convirtió en un fenómeno en youtube al alcanzar los 600 millones de vistas online. Y ese fue solo el detonante.  Seguir leyendo

El hombre como animal doméstico

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Carlos Ávila Villamar (Tomado de Cachivache Media)

Pondré un ejemplo hipotético. Se atrapa un pájaro en el bosque y se le suelta en una vivienda humana. ¿Cómo verá el pájaro ese mundo extraño sin tierra ni árboles? Las superficies lisas, la simétrica disposición de las lámparas, soles o lunas en miniatura que se encienden y se apagan arbitrariamente. La tecnología, digámoslo así, es una anomalía en el orden natural. No en un sentido peyorativo, claro. De igual modo podemos pensar en la naturaleza como un espacio en bruto. Quiero decir que la tecnología es acaso la huella más visible de una especie que ya es anómala de por sí. Una navaja suiza no encuentra lugar en el ciclo del bosque. El hombre, el único de los animales que tiene conciencia de sí mismo, es un accidente evolutivo, y la tecnología es la huella que deja sobre un mundo que antes marchaba por su cuenta, alejado de cualquier alteración.

Sin embargo, lo que más va a extrañar al pájaro de la vivienda humana no será la tecnología en sí, que no podrá comprender (el milagro de la luz eléctrica o del hormigón armado). El pájaro se extrañará por las líneas rectas, por los círculos perfectos que escasean en el medio salvaje, por los almohadones sellados cuyo material interior es un misterio. En la era moderna, la tecnología no solo se caracteriza por su condición de tecnología, sino por su inescrutable apariencia de producto terminado. Me explico: los teléfonos móviles y computadoras son artefactos cuyo funcionamiento se nos oculta. La piel de un almohadón no solo es la protección de su relleno, es también aquello que oculta el relleno al cansado hombre que se sienta.  Seguir leyendo

La maquinaria de Bailando en Cuba

Imagen: Portal de la Televisión Cubana.

Por: Maite López Pino (Tomado de Cachivache Media)

Jara y Osmany resultaron ganadores de la primera edición de Bailando en Cuba y junto con los premios (una beca en una prestigiosa escuela de danza de Italia, un trofeo y una medalla), también marcaron una pauta –ellos, el jurado y los realizadores del programa– en la manera de disfrutar e interpretar el baile cubano hoy.

Los medios nacionales han hecho su agosto con Bailando en Cuba, su modelo de producción, la calidad y conocimientos de sus conductores, la experticia de sus jurados… tal y como sucedió con Sonando en Cuba. Y es que las propuestas televisivas nacionales que se asemejen de alguna forma a productos internacionales reconocidos, traen en su signo la adoración o condena visceral por parte de la audiencia y medios nacionales. 

Seguir leyendo

Colón Cultural: arte y comunidades periféricas

Foto: Cortesía de Colón Cultural.

Por: Alejandro Amaro Seguí (Tomado de Cachivache Media)

El Consejo Popular Colón es uno de esos barrios que, cuando se mencionan en ciertas circunstancias, hacen que las cejas del interlocutor se levanten. Ubicado en Centro Habana, está limitado aproximadamente por Galiano, Malecón, Prado y San Rafael. Desde los tiempos de la República fue considerado una de las zonas de tolerancia más populares de La Habana, y en la actualidad su panorama sigue siendo gris. Su estado inmobiliario es un vaivén de casas destruidas junto a otras totalmente remodeladas, la mayoría preparadas para servir de alquiler a extranjeros. Muchos de sus vecinos pueden ser encasillados en las diversas categorías en las que se piensa cuando se dice “marginados sociales”. Su cercanía al Casco Histórico y al Malecón habanero lo ha convertido en un importante centro turístico, de ahí que la relación de los pobladores con residentes foráneos esté mayormente mediada por tratos económicos.

Con semejante contexto, un joven local decide que hay que hacer algo para contrarrestar de alguna forma ese proceso. Nada bueno puede resultar de la conjunción de factores como la reproducción de estereotipos culturales para complacer el ojo extranjero predispuesto, la persecución del dinero motivada por la locación geográfica, el bajo nivel adquisitivo, el hacinamiento, los índices de criminalidad, y una vida artística prácticamente inexistente. Toda una ironía esto último, considerando la ubicación de varios centros culturales importantes en las cercanías del barrio. 

Seguir leyendo

Los hijos lúdicos

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Maykel González (Tomado de Cachivache Media)

El observador e indagador de poco mérito conocerá que B suele sentarse definiendo una ligera curvatura, hablar con respeto, casi en tono gentleman, mantener la mirada en el monitor, incluso cuando le habla al cliente, y nunca cruzar las piernas. Tampoco separarlas mucho una de la otra, ni juntarlas de modo que se rocen. Ni acostumbra separar sus dedos cadavéricos del click del ratón.

Hoy se escucha la vocecita honrada de B explicándole a un cliente: ah, tenemos este que es como el Dark Souls, pero menos difícil. Ya que te gustan los RPG, sabes muy bien de lo que te hablo.

Si B le quitara seriedad a su función, dijera “si le descargas, si te cuadra” en lugar de “si te gustan”.

Si B le quitara seriedad a su función, no lo hubiera jugado casi todo: ha terminado cientos de títulos. Ha empezado otros cientos. 

Seguir leyendo

Girls: las ganas de estar en otro lugar

Imagen: freim.tv

Por: Gladys Marlenys Quesada (Tomado de Cachivache Media)

Si ya pasas de los veinticinco, no tienes hijos, no te has casado, no eres todavía la promesa que te dijeron cuando niño, si aún el dichoso sentido de la vida no tiene sentido para ti, este es el momento. Déjalo todo, corre y ve Girls. Ellas tampoco saben qué hacer.

Girls llegó a mí un día, por casualidad, mientras estaba en la universidad. Por entonces intentaba vivir el momento y no la necesité a diferencia de lo que me sucede ahora. Porque el destino sabe y la ficción es un maestro que aparece cuando el alumno está listo, la serie regresó para que me reconciliara con mi presente. Es la terapia post universidad/pre treinta.

Seguir leyendo

Cuando mi cuerpo se convierta en tu cuerpo

Eleonora Fabiao, encargada de impartir el taller, durante un performance en Río de Janeiro. Foto: Felipe Ribeiro. Tomada de thetheatretimes.com

Por: Laura Liz Gil Echenique (Tomado de Cachivache Media)

Escribo porque creo en la palabra generadora de acción, en la palabra tierna que conmueve y agarra de la mano a quien se deja agarrar. Escribo porque quiero encontrarme contigo en el espacio vacío que queda entre las letras. Mientras tecleo, siento que tus ojos leen mis dedos, que palpo tu respiración y tu deseo de continuar el viaje. Sé que a la artista/doctora/amiga Eleonara Fabião no le importará que use su mismo programa para crear otra experiencia. En realidad, esta es una experiencia totalmente nueva, totalmente viva.

Con este texto intentaré responder tres interrogantes que nos hicimos varias veces durante el taller que inspiró este comentario: algo que sabes hacer. Algo que nunca has hecho. ¿Un imposible?

Seguir leyendo

Cómo la humanidad traicionó al ADN (III)

Ilustración: ISTOCKPHOTO/THINKSTOCK

Por: Julio Rodríguez (Tomado de Cachivache Media)

La singularidad del homo sapiens

Por si hubieran dudas acerca del carácter excepcional del ser humano, considérese el pulso evolutivo entre las especies enemigas.

En El relojero ciego, Dawkins define como enemigo de una especie a “las otras cosas vivas que trabajan para hacer difícil su supervivencia”. Los leopardos son rivales de las gacelas puesto que se las comen. Pero las gacelas también lo son de los leopardos porque se esfuerzan en no ser comidas. Si durante cientos de años ocurre un incremento en la velocidad de las presas, los depredadores deberán acelerar lo suyo en aras de no quedarse rezagados. Y a cada avance en la capacidad de estos, sus víctimas deben corresponder con un incremento evolutivo en su habilidad para no ser capturadas. Bajo ese sistema ningún contendiente adquiere una ventaja demasiado significativa; si el depredador se excede en la actualización podría exterminar las especies de las que se alimenta, y si a estas se les va la mano el depredador moriría de hambre. Eventos así no suelen ocurrir puesto que el mecanismo adaptativo no coloca en las especies mucho más de lo necesario para garantizarles la supervivencia.  Seguir leyendo

Qvacall, todos los servicios de Cubacel en la palma de tu mano

Presentación de Qvacall, durante el primer Sábado de Software en La Habana. Foto: Fernando Medina Fernández.

Por: Maite López Pino (Tomado de Cachivache Media)

Carlos Henry se reestrenó como padre hace dos meses. Las malas noches y el ajetreo familiar lo han alejado un poco del que podría decirse es su primer hijo, pero ya vuelve al ruedo con más funcionalidades y mejores prestaciones para su aplicación Qvacall.

La idea de la apk partió de la necesidad de contabilizar el tráfico y consumo de saldo de los móviles de sus compañeros de trabajo. Así surgió QvaCall, una aplicación de estadísticas que poco a poco se ha convertido en una sombrilla de servicios y comandos activada en más de 160 mil móviles cubanos.

“Ofrecemos información que en Cuba es de difícil acceso. Saber las estadísticas de tus llamadas, el consumo de las mismas, a quién llamas más, cuantos mensajes envías… en todos los países tienes conexión con tu proveedor y él tiene sitios web donde se desglosa ese tipo de información. En Cuba el desglose de tu cuenta móvil es un servicio pagado que requiere tu presencia física en una oficina comercial de ETECSA y abonar tres CUC”.  Seguir leyendo

Reseñando la primera caja codificadora cubana con sistema operativo Android

Prueba de la set-top box GELECT HD-WA17. Foto: Fernando Medina / Cachivache Media.

Por: Jorge Noris (Tomado de Cachivache Media)

Mucho se ha hablado de la set-top box (también conocidas como cajitas) GELECT HD-WA17 con Android que se comercializará próximamente en nuestro país. Por estos días tuvimos la oportunidad de atravesar las puertas del cuartel general de la Empresa Industria Electrónica (EIE), dedicada a su fabricación, la misma que en el año 2006 fabricó un millón de televisores ATEC-Haier. Los de EIE accedieron a tener un contacto con nosotros para traerles detalles sobre este dispositivo, que ha tenido el privilegio de ser el primero con sistema operativo Android que se fabricará y comercializará en Cuba.  Seguir leyendo

Aplicaciones móviles made in Cuba: nadando sin salir al mar

Foto: Fernando Medina Fernández / Cachivache Media.

Por: Maite López Pino (Tomado de Cachivache Media)

Amanece en La Habana, es un sábado de febrero y el malecón se ve raro y desierto debido al Campeonato Iberoamericano de Triatlón, cuya ruta pasa por esta zona. En un punto de la larga avenida se reúnen jóvenes que pagan dos pesos moneda nacional para entrar al parque tecnológico capitalino Hola Ola. En el mismo lugar se agrupan también otros jóvenes, pero por motivos distintos. Llegaron al recinto con la intención de participar en un encuentro de desarrolladores de aplicaciones móviles, resultado de los esfuerzos de la Unión de Informáticos de Cuba, los Joven Club de Computación, el Club Tu Android y #ClickKuba. Estas instituciones juntaron fuerzas para celebrar, por primera vez, el Sábado de Software en La Habana. 

Para los desarrolladores de aplicaciones en Cuba, la cita devino una perfecta tribuna y una oportunidad para salir de detrás de las pantallas de ordenadores y móviles, conocerse e intercambiar sobre las aplicaciones desarrolladas.

Un usuario que se hace llamar PPP, comentó en un post del blog del Club Tu Android: “me llegué y no sabía que era el primer encuentro. Me gustó mucho la idea de hacer este tipo de cosas. Vale diez mil la idea de hacerlo. Un encuentro donde estén todos los conocedores de aplicaciones para teléfonos, tanto iOS como Android”. PPP propuso una mayor plaza para los próximos encuentros, “lo mejor sería hacer algo como esto en Pabexpo, con todas las condiciones, igual que las ferias de Informática, Tecnología, Salud, etc. Mil puntos a la idea de crear una comunidad como esta”.

Seguir leyendo

The People vs O.J Simpson: el show debe continuar

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

 

Por: Darío Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

“Si el hombre fracasa en conciliar la justicia y la libertad, fracasa en todo”

Albert Camus

Por lo general, prender el televisor es abrir la carpa de un gran circo. Ante nosotros se desata entonces el más surrealista de los espectáculos, presentado ya no por un bigotudo hombre de gabán rojo y altoparlante en mano, sino por una rubia famélica con minifalda y aspecto de maniquí. El circo invita a todos a su función y todos corren a comprar tiques. En este show los payasos se esfuerzan en provocar llantos, el sombrero del mago saca billetes de lotería en vez de conejos, y desnudos acróbatas nos enseñan de sexo con pornografía hardcore. Con el tiempo el público se adapta y ya no espera que el trapecista salga airoso de sus saltos mortales, más bien ansía una desastrosa caída para reír como tontos. Pero de vez en vez se encuentra algún acto salvable de cierto artista renegado a las nuevas tendencias que impone este tipo de show. Vaya, pues, a reservar asientos para The People vs O. J. Simpson. 

Seguir leyendo

El elegido de Nauta Hogar

René Valentín Acosta, usuario de la prueba piloto del proyecto Nauta Hogar, caminando por las calles de La Habana Vieja. Foto: Fernando Medina / Cachivache Media.

Por: Alejandra Garcia (Tomado de Cachivache Media)

René Valentín Acosta González camina a paso apurado por la calle O’farril, en La Habana Vieja, rumbo a su casa. Sus 60 años no se disimulan. Lo delatan la mirada cansada detrás de sus espejuelos, la barba descuidada de un par de semanas y el andar levemente torpe. Dentro de una maletita negra maltratada por los años lleva, a todos lados, una laptop, la misma que usa cada día para conectarse a internet desde su casa, gracias a un dispositivo ADSL que la Empresa de Telecomunicaciones de Cuba S.A. (ETECSA) le ha facilitado. René es un señor al borde de la tercera edad, pero también es uno de los dos mil seleccionados en la zona para formar parte de la prueba piloto del proyecto Nauta Hogar, monitoreado por ETECSA. 

Seguir leyendo

Un año conversando de tecnología, cultura y sociedad

Ilustración: Kalia León / Cachivache Media.

Un equipo de investigadores de la CUJAE que experimenta con robots creados en su propio laboratorio. Un canto al ser humano hermoso y vanguardista en forma de cómic que cumple sesenta años. El origen de los “memes”, esa palabra que parece servir para designar cualquier cosa. Cómo se gestiona una red autónoma de más de 20 mil personas en la capital. El cotidiano desafío de los desarrolladores cubanos que sueñan con startups. Usos y abusos del Zapya. Danys Cabrera, el hombre responsable de que esa gigantesca maquinaria de comunicación llamada El Paquete llegue cada semana a los hogares de toda Cuba. Las luces y sombras de las comunidades de videojugadores en el país. El largo camino de la evolución humana. Historias que teníamos muchísimas ganas de contar desde una misma publicación.

Para ello surgió Cachivache Media, una plataforma digital cubana interesada en fomentar la discusión sobre el impacto social de las nuevas tecnologías (y la consecuente cultura digital en torno a ella).  Seguir leyendo

Cuatro Estaciones, un Conde viejo y un Papa joven

Las Cuatro Estaciones. Foto: Netflix.

Por: Berta Carricarte (Tomado de Cachivache Media)

Un hombre solo, en una calle oscura, se aproxima a una muchacha muy delgada, en short, dueña de un viejo almendrón que languidece parqueado frente a su vetusta casa. Al final de la escena la calle se llena de un humo tupido que se extiende sobre la noche tragándose a la ciudad. Con esa imagen rara y fascinante, empieza Vientos de Cuaresma, primer capítulo de la miniserie titulada Cuatro estaciones en La Habana, estrenada por Netflix, en los días finales de 2016.

Seguir leyendo

El museo como templo

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Carlos Ávila Villamar (Tomado de Cachivache Media)

El templo auténtico es aquel que permanece inhabitado, porque solo el espacio inhabitado es verdaderamente sacro. Las personas contaminan nuestra realidad, la vuelven un tránsito, un objeto que se recorre y que sirve para esto o para lo otro. Los largos huesos de ballena al fondo de un museo pierden su aura mística cuando hay más personas observándolos. Las personas nos quitan el gozo incomparable de sentirnos descubridores del mundo. Lo ideal es encontrar los huesos al final de un corredor, y dejar que nos sorprendan por sí solos. Tal vez (y esta es una observación muy personal) exista un mecanismo en el cerebro humano que elabore, cuando no hay nadie más, un sujeto genérico. Al entrar en un cuarto vacío éste de algún modo pierde su materialidad, su carácter de objeto, quiero decir. Sentimos que el cuarto nos observa, que hay otra presencia en el aire que nos está juzgando. El hombre como especie no debió haber sido diseñado para estar solo. En mi opinión la soledad es, de hecho, un estado de sutil alteración de la conciencia. Penetrar en un templo inhabitado es entregarnos por un instante a un sujeto desconocido, que nunca vamos a conocer (de hecho) aunque nos acompañe, en manifestaciones diversas, a lo largo de nuestras vidas. No es tan difícil entender la fe de las masas en tiempos pasados.  Seguir leyendo

Un café y nueve películas a la espera de la estatuilla

Imagen: newyorker.com

Por: Laura Liz Gil Echenique (Tomado de Cachivache Media)

A solo unos días de la gala de premiaciones de los Premios Oscar 2017, el próximo 26 de febrero, la estatuilla por la Mejor Película se la disputan nueve filmes (La La Land, Manchester by the sea, Fences, Hidden figures, Moonlight, Lion, Hacksaw Ridge, Arrival y Hell or High Water), cada uno con una carrera más o menos exitosa dentro del marco de festivales y premios del pasado año. Como es habitual predomina el drama como el hilo conductor, y se incluyen otros géneros, en esta ocasión el musical, la ciencia ficción, el drama bélico, el western y el thriller, todos orgánicamente trabajados desde la historia de personajes para nada superficiales.

Estos nueve títulos serán los primeros en la lista de la mayoría de los cinéfilos para los próximos meses, en un abanico que va desde los que disfrutan las películas con rositas de maíz hasta los que analizan las trayectorias de directores y elencos. Seguir leyendo

Barbara Millicent Roberts: la historia

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Yudith Vargas Riverón (Tomado de Cachivache Media)

“Mirror mirror on the wall: who´s the fairest of them all?”

I. Catarsis necesaria

Ella tiene la culpa. Ella inició el régimen tortuoso de las dietas imposibles. Ella impuso medidas arbitrarias a los cuerpos femeninos. Ella es la responsable de los odiosos 90–60–90. Ella, la oxigenada. Ella, la alta jirafa. Ella, Doña Perfecta. Es ella y no otra la culpable.  Seguir leyendo

El duelo: o la incapacidad de ver la realidad

The Crown

Por: Javier Montenegro (Tomado de Cachivache Media)

The crown es una serie espectacular. ¿Los motivos? La fiel recreación histórica, el impresionante vestuario, los escenarios por donde se desplazan los personajes, las buenas actuaciones… Me detengo ahí porque la lista es bien larga y no es a lo que quiero referirme. Uno de los grandes méritos de la serie es el intento de humanizar a un grupo de personajes que solemos sacralizar, pero son tan terrenales como nosotros. The Crown se centran en la Reina Isabel II, su hermana Margarita, su padre el Rey Jorge VI, su hermano el Duque de Windsor y Winston Churchill. Y es a este último personaje al que quiero referirme, específicamente a lo que ocurre en el episodio nueve (Assassins).

Una de las líneas narrativas del episodio es el regalo de ambas cámaras del Parlamento para el primer ministro en su 80 cumpleaños: un retrato suyo encargado al pintor modernista Graham Sutherland. Seguir leyendo

La poesía de nuestro asesino interior

Assassin’s Creed. Foto: 20th Century Fox.
Assassin’s Creed. Foto: 20th Century Fox.

Por: Félix Manuel González Pérez (Tomado de Cachivache Media)

“Mírame con desprecio, verás un idiota. Mírame con atención, te verás a ti mismo”

Charles Manson

En algún momento de nuestras vidas, todos (absolutamente todos) hemos experimentado el impulso electrizante de querer matar. En esto voy a ser categórico, aunque se incomoden nuestros lectores más tiernos o los cristianos más apasionados. Al final si se molestan mucho y sienten ganas de matarme estarían probando mi punto. Una situación de ganar-ganar.

Y esto no lo digo solo yo. Sigmund Freud en su Tótem y Tabú explica que primero viene el deseo de matar, y solo después aparecen las razones (legitimaciones) que llevan a dar el siguiente paso, (léase “paso” como disparo, puñalada, estrangulación, etc., si les resulta más ilustrativo).

Según la archiconocida tesis de Freud todos tenemos dentro el apetito de asesinar, pero solo pocos lo satisfacen toda vez que encuentran un escenario que les permite actuar con la suficiente impunidad como para no detenerse a medir las consecuencias. El tipo de impunidad/inmunidad que puedes encontrar, por ejemplo, en los videojuegos.

Seguir leyendo

“El vinilo está asesinando al mp3”

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.
Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Rafa G. Escalona (Tomado de Cachivache Media)

“El vinilo está asesinando al mp3”

La frase que da título al trabajo la encontré en una foto de las tantas que la comunidad de fanáticos de los LP sube a Instagram, una de esas que muestra un catálogo esplendoroso cobijado en estantes que simulan ser rústicos pero que si te fijas traen la marca de Ikea debajo.

Resulta que desde hace unos meses formo parte de la masa de hipster retronostálgicos que han sacado del ataúd al disco de vinilo. Un miembro de la comunidad responsable del “vinyl revival”, que hasta entrada de Wikipediadefiniendo el problema tiene, vamos. La culpa, en mi caso particular, supongo que la tiene el jazz, Nick Hornby, el periodismo musical y mi gusto por palpar los placeres. Una excusa tan mala como cualquiera, pero es lo que hay.

Seguir leyendo

Todo tiempo pasado es mejor

1-sSUYU_UZssymvdDB6J2Q8Q

Por: Alejandro Amaro Seguí (Tomado de Cachivache Media)

Desearía ser presidente de alguna de las tantas productoras de anime contemporáneo para poder decir –como Trump– «I will make the Anime great again», y cumplirlo –no como Trump– sin tener que robar las ideas o materiales de otros lugares. Quizás por una cuestión etaria, o simplemente por el agotamiento natural de una etapa inicial de deslumbramiento ante las grandes series que ostentó el anime, transité después por un período donde consumía contados títulos, la mayoría “viejos” clásicos aún no vistos. Sin embargo, la nostalgia por revivir aquellos momentos de gran devoción –y la reciente relativa facilidad con que se puede conseguir cualquier material audiovisual– me hizo tratar de volver a este universo.

Seguir leyendo

Mis fotos en una web o Cómo eliminar ese virus de Facebook

Imagen: t13.cl
Imagen: t13.cl

Por: Yisell Rodríguez Milán (Tomado de Cachivache Media)

Un amigo me escribe por chat. Su mensaje es extraño. “Alguien anda publicando fotos tuyas en esta página” me comenta, y pone un enlace que no pincho para no arriesgar mi privacidad con alguno de los tantos engaños que circulan por las redes sociales.

Le escribo de vuelta, para que me diga que imágenes son esas… y responde que él no me mandó ningún mensaje.  Seguir leyendo

Sin padres, ni hijos, ni espíritu santo

Jude Law, protagonista de The young popo. Imagen: theindependent.co.cu
Jude Law, protagonista de The young popo. Imagen: theindependent.co.cu

“Los que reniegan de Dios es por la desesperación de no encontrarlo”.

Miguel de Unamuno

Por: Darío Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

Lenny Belardo (Jude Law) es un gran actor al que, por fin, le ha tocado el papel que ha deseado toda su vida: el de Papa. El mundo espera, congregado en la plaza de San Pedro, la llegada de uno de los personajes que más veces ha sido interpretado desde los inicios de nuestra era. Este primer acto es sencillo: el nuevo Obispo de Roma debe procurarse una sonrisa y un aura divina desde su balcón; después leerá su guión y hablará de la paz, del amor y, sobre todo, de Dios. Pero el público quiere al Papa y no a Lenny Belardo. No les interesa el niño huérfano, ni el joven casto tentado por el sexo, ni el cardenal que se hizo con el favor del cónclave con apenas cincuenta años. Lenny sabe que nada les importa más que su sonrisa y su liturgia, así que ahora se hace llamar Pío XIII.

Seguir leyendo

Global Game Jam 2017 a lo cubano o cómo ser ninjas en 48 horas y otras historias

Foto: L Eduardo Domínguez / Cachivache Media.
Foto: L Eduardo Domínguez / Cachivache Media.

Por: María Lucía Expósito (Tomado de Cachivache Media)

Es sábado en la madrugada. Desde las tres de la tarde del viernes arrancó el cronómetro en la biblioteca de la Universidad de las Ciencias Informáticas (UCI), sede del trabajo en equipo del Global Game Jam en Cuba (GGJ). Aquí estoy, rodeada de realizadores que han coincidido este fin de semana con el objetivo de hacer videojuegos en 48 horas.

Seguir leyendo

Gorm Lai, un Tesla del siglo XXI

Global Game Jam 2017. Foto: Luis Eduardo Domínguez / Cachivache Media.
Global Game Jam 2017. Foto: Luis Eduardo Domínguez / Cachivache Media.

Por: María Lucía Expósito (Tomado de Cachivache Media)

Nikola Tesla decía que “no hay emoción como esa que siente el inventor cuando ve a su creación tener éxito. Emociones que hacen a un hombre olvidar la comida, el sueño, los amigos, el amor, todo”.

La Universidad de las Ciencias Informáticas, por tercera ocasión sede cubana la de la nueva edición del Global Game Jam (esta vez del 19 al 23 de enero), contó con la presencia de su presidente Gorm Lai. Interesado en los resultados de certámenes anteriores, decidió escoger a la Isla como su paradero gamer este fin de semana.  Seguir leyendo

Por si acaso morimos… ¿Qué hacer con nuestros perfiles en las redes sociales?

Imagen: Jeff Chiu / Associated Press.
Imagen: Jeff Chiu / Associated Press.

Por: Yisel Martínez (Tomado de Cachivache Media)

Cuando nos conectamos a las redes sociales pensamos en todo menos en la muerte, pero a veces hay preguntas que llegan a nuestra mente sin tan siquiera buscarlas, y es ahí donde comencé a investigar. Esta búsqueda la comencé solo por curiosidad y la comparto con ustedes solo por si acaso

En las redes sociales documentamos nuestras experiencias de la vida real (prácticamente las inmortalizamos). Fotos, videos, comentarios, chats, quedarán ahí cuando ya no estemos, y por supuesto no tendremos manera de controlarlos.

El tema me parecía un poco loco, pero resulta que han sido varios los que se han preguntado lo mismo y han comenzado a actuar. Los primeros fueron los creadores de las propias redes sociales, porque al igual que a los usuarios, a ellos también les interesa la seguridad de sus clientes.

Seguir leyendo

The Crown, manual de instrucciones

The Crown. Foto: Netflix.
The Crown. Foto: Netflix.

Por: Lorena Sánchez (Tomado de Cachivache Media)

La escena es reveladora: un Winston Churchill de 73 años, encorvado, bastón en mano y sombrero al mejor estilo inglés, desciende de un auto en las afueras de la abadía de Westminster. Es 20 de noviembre de 1947. Es la Gran Bretaña de post guerra. Es la época pre –Beatles. Es la boda real. Churchill, el gran político y estadista inglés que inspiró la resistencia británica ante la amenaza nazi, llega al santuario gótico y espera unos segundos, permite que la multitud estalle en gritos, pregunta si es el último en aparecer y luego — solo luego — entra.  Seguir leyendo

Westworld: teoría del plothole

Westworld: teoría del plothole

Por: Javier Montenegro (Tomado de Cachivache Media)

Querido lector, antes de comenzar debe saber que existen dos motivos por los que no tiene sentido leer este texto si aún no ha visto la serie: el primero es que Westworld apuesta mucho por giros repentinos de la trama, sorpresas narrativas y se las puedo arruinar; el segundo es que no entenderá ni la mitad de lo que estoy hablando porque todo a lo que me referiré es a nivel de historia, guion, narrativa, como usted prefiera llamarle.

Seguir leyendo

Mortal Kombat de los 60 megas a los 50 gigas

Mortal Kombat. Ilustración: http://www.wallpaperup.com/
Mortal Kombat. Ilustración: http://www.wallpaperup.com/

Por: Ariel Montenegro (Tomado de Cachivache Media)

No fue el primer videojuego que toqué, pero fue el que me hizo adicto. Anteriormente prefería el cine, pero Mortal Kombat (MK) me permitió ser un personaje del tipo de películas que disfrutaba a los ocho años, esas de tipos superpoderosos dándose trompones.

No había niveles difíciles, ni variables incalculables. Tal vez por eso los juegos de pelea fueron tan exitosos, porque apelaban solo a la habilidad del jugador, el elemento más básico y justo.

Seguir leyendo

Los nuevos espejuelos de Yomil y el Dany

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.
Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Carlos Enrique Villamar (Tomado de Cachivache Media)

Partiendo de la feroz comercialización de la imagen de Che Guevara, símbolo de izquierda, Alejandro Rossi expuso hace años su teoría sobre la doma del símbolo. Cada cierto tiempo, gracias a un pacto entre la industria musical, textil, y cinematográfica, la moda se renueva a sí misma tomando prestados elementos que pertenecían a circuitos más estrechos. La imagen del Che, símbolo de izquierda, se expande a sectores que antes le eran privados, y con esto se despoja de su significación inmediata. Ya no solo la usan estudiantes insatisfechos, ahora también pertenece a músicos, a vendedores de artesanía, a muchachitas de clase alta que coquetean desde sus mansiones con todo aquello que le huela a gratuita rebeldía. Y al parecer no hay circuito social que se salve de la doma del símbolo. La ropa estrecha y colorida alguna vez perteneció a la comunidad gay, la joyería llena de motivos kitsch a los negros de Harlem, las barbas abundantes a los leñadores canadienses, y los espejuelos de pasta a los intelectuales.  Seguir leyendo

Trópico, o el juego del poder

Imagen: polygon.com
Imagen: polygon.com

Por: Darío Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

– ¡Bienvenido a Trópico, mi Presidente!

Así me recibe Penúltimo, quién a partir de ahora será mi segundo al mando. Sin más preámbulos comienza a entrenarme, con los tutoriales, para que conozca mejor este nuevo feudo: una islita pobre y escasamente habitada del Caribe. Horas después, cuando ya los ojos arden de estar frente a la laptop, doy pause al juego y guardo la partida. Aún soy Presidente. Tengo a todo el mundo controlado de forma tal que ni siquiera los rebeldes se atreverán a darme un golpe de Estado. Pienso que quizás no sería un mal líder populista, o al menos eso me quiere hacer creer el juego.

Seguir leyendo

Había una vez un planeta…

Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.
Ilustración: Mayo Bous / Cachivache Media.

Por: Yadira Álvarez Betancourt (Tomado de Cachivache Media)

A lo mejor debí empezar por acá, pero cuando Javier Montenegro me invitó fue para hablar de Douglas Adams, y luego Asimov me agarró, y luego otro, y otro, y otras… nunca parecía tener chance para empezar por el principio. Piensen entonces que este es el principio, el de verdad.

La pregunta surgió en el curso de técnicas narrativas del Centro Onelio hace ya una década ¿Por qué no escribes otra cosa? Algo más serio, más de gente adulta. Vino de una compañera de clase y el profesor Raúl Aguiar, escritor y estudioso cubano de ciencia ficción, torció el gesto cuando la oyó pero no dijo nada. Yo tampoco pronuncié palabra. Me han vuelto a preguntar lo mismo infinidad de veces. Todavía no he sabido con qué discurso teórico y cargado de enjundia profesional esperaban que respondiera. La verdad es que escribo ciencia ficción porque me gusta. 

Seguir leyendo

El retorno de la ADEC

1-VBmUJkmsU8inybo8AxouJQ
El público observa a los jugadores jugar Street Fighter. Foto: Fernando Medina Fernández / Cachivache Media.

Por: Javier Montenegro (Tomado de Cachivache Media)

Cuatro años. Ese es el tiempo transcurrido desde que la Asociación de Deportes Electrónicos de Cuba (ADEC) celebró su último gran evento: la final de la Habana Team League (HTL), en el Maxim Rock. Durante ese ciclo olímpico el panorama de los deportes electrónicos en Cuba ha cambiado mucho. El Starcraft II ha desplazado por completo a su antecesor; Defense of the Ancients 2 (DOTA 2) se ha convertido en uno de los juegos más populares, y el World of Warcraft ha ganado muchísimos adeptos gracias la red Street Network (SNET).

Seguir leyendo

Un resumen de lo más interesante del año (según Cachivache)

Cachivache Media Recomienda

Por: Equipo de Cachivache Media (Tomado de Cachivache Media)

Finalizó el 2016 y para celebrar el comienzo del nuevo año hemos decidido realizar una recopilación de todas Si eres un habitual de Cachivache, sabrás que cada viernes les dejamos nuestras recomendaciones de lectura. Así, considerando diciembre como un el gran viernes del año, esta podría ser la madre de todas las recomendaciones, esas informaciones que a los ojos de nuestra redacción condensan buena parte de lo importante de este 2016. Por supuesto que quedan cosas fuera, que hay elementos que no consideramos o que quedan lejos de nuestro rango de acción, pero considérenla una imperfecta guía posible para entender los caminos que transitó el mundo en su más reciente vuelta.  Seguir leyendo

Hombres X: identidad y diversidad sobre la mesa

1-e8bTzVY4fYhdhUoPoW_j5w

Por: Fernando Luis Rojas López (Tomado de Cachivache Media)

Cuando Stan Lee y Jack Kirby irrumpieron con su nueva hornada de superhéroes para el Universo Marvel en septiembre de 1963, se iniciaba una secuencia de cómics, series de animación, spin-offs y películas que desbordaron el pasado siglo y parecen afianzarse en este. Muchas veces se comparan ciertos libros con sus adaptaciones televisivas o cinematográficas, y lo mismo ocurre con los personajes que inundaron el papel impreso y cobraron vida en la pantalla grande; en mi criterio, los cómics estuvieron siempre pensados en imagen animada y su tránsito a otros formatos era solo cuestión de tiempo, recursos y estudios de público.

Quizás en otra ocasión sería útil seguir la pista a The Uncanny X-Men (y cómics relacionados) y los aportes de guionistas como Chris Claremont, Ed Brubaker y dibujantes como el canadiense John Byrne y Dave Cockrum, entre otros. Por ahora, pretendemos concentrarnos en una de sus expresiones secuenciales: las películas para las que 20th Century Fox obtuvo los derechos en 1994. Seguir leyendo

En defensa de las mariposas

1-ObDMD84YR_VxMy-TRqk37g


Por:
Alejandra Garcia (Tomado de Cachivache Media)

“Ay, mariposa,

contigo el mundo se posa en la verdad del amor:

sé que en el mundo hay dolor, pero no es dolor el mundo.”

Pedro Luis Ferrer

El Jardín Quinta de los Molinos es un absurdo naturalista en el corazón de la Avenida Salvador Allende (antiguo Paseo de Carlos III). Tras dejar esa calle por la que pasan atrás los carros más ruidosos de La Habana, la puerta principal lleva a otra dimensión. Desaparecen el ruido, el asfalto, los fuertes olores y se abre un lugar lleno de árboles, cantos de pájaros, flores y mariposas. Mariposas, esos insectos que resultan mucho más exóticos de lo que debieran, en una ciudad que puedes recorrer de un extremo a otro sin ver un solo ejemplar.

Seguir leyendo

Global Game Jam 2017: una historia a contrarreloj

1-S39ojFk6H1vJ6EVqHhgcxQ

Por: María Lucía Expósito (Tomado de Cachivache Media)

Los centros cubanos de producción de videojuegos, al igual que los desarrolladores independientes, intentan adentrarse en el mercado más lúdico del mundo; por esto, se agradece un ejercicio de reafirmación identitaria que es capaz de responder a las motivaciones personales de egresados y estudiantes de las Ciencias Informáticas, así como de muchos otros creadores interesados en este arte.

Cuba tiene casi tres décadas de iniciación en el desarrollo de juegos y es, desde el 2015, una de las sedes oficiales del Global Game Jam, simultánea de desarrollo de videojuegos más grande del mundo.  Seguir leyendo

Los videos de Blurred lines

1-wc5iw4-rRJXdVi5cBvE1Uw

Por: Carlos Ávila Villamar (Tomado de Cachivache Media)

Los dos videos de Blurred lines constituyeron una proeza publicitaria en la industria musical del 2013. Uno censurado, el otro explícito. En el primero las mujeres llevaban ropas ligerísimas, en el segundo las mismas mujeres hacían exactamente las mismas cosas, pero iban desnudas. Cada video no solo era una evocación a su opuesto, sino que depositaba su significado en el contraste con aquel. Ambos funcionaban en perfecta sincronía y dependencia como bailarines o como las puntas de un compás. Los resultados fueron extraordinarios, sobra decir. Blurred Lines como canción impuso su estilo retro en el 2013 y sus huellas todavía repercuten en el consumo del pop norteamericano.

Seguir leyendo

Westworld, la distopía de la condición humana

1-5hOCsrDdpixslaiqJqhhTQ

Por: Lorena Sánchez (Tomado de Cachivache Media)

¿Has cuestionado la naturaleza de tu realidad? Imagina que el mundo tal y como lo conoces no existe, que tu historia no es tu historia sino una suerte de bucle narrativo, la historia de alguien más que se ha tomado la libertad de mover los hilos y poner un libreto en tu cerebro. Imagina también que la gente que te rodea –el bartender, los amigos, el borracho de la esquina, tu padre, el hombre del cual te enamoraste– no son quienes dicen ser. O peor, no son quienes creen ser. Por último, imagina que eres un androide.

Seguir leyendo

El Atlas de la Habana

1-va1vBJ0VOi33eFuOqqYwbw

Por: Yudith Vargas Riverón y Alejandro Pérez Malagón (Tomado de Cachivache Media)

Como el titán mitológico en el borde del mundo, el edificio FOCSA se destaca, prominente, en el skyline habanero. Con sus 130 metros de altura (según el Consejo de Edificios Altos y Hábitat Urbano) vence por una cabeza al Habana Libre como edificación más alta de la ciudad y de Cuba. Es muy interesante, no obstante, el hecho de que en su reputado libro 500 años de construcciones en Cuba, Juan de las Cuevas Toraya reporte una altura menor a la normalmente aceptada. Según el licenciado, el FOCSA, con 121 metros, es cuatro metros menor que el hotel de la Rampa.

Seguir leyendo

Wolfenstein: porque es un buen compañero

1-yUo3k4CV-5excagZh8XfYg

Por: Maykel González (Tomado de Cachivache Media)

Ortega y Gasset dijo “Yo soy yo y mi circunstancia”, pero por unos segundos piensen que son un estadounidense rubio –no de la clase Donald Trump– en los años sesenta, en medio de un conflicto bélico. Por más segundos, visualicen que este conflicto bélico se trata de un esfuerzo redoblado por derrocar el poderío de la Alemania nazi. La Alemania nazi que se ha hecho con el control global después de su victoria en la Segunda Guerra Mundial. Gasten un poco más de energía mental e incorporen que no son el típico estadounidense rubio del vulgo, sino el estadounidense rubio –no de la clase Donald Trump, por Dios– que odia hasta sus entrañas a los endemoniados seguidores de Hitler, y que de buenas a primeras le han dado una labor que encontrará encantadora. Lo han llamado a las filas, y las órdenes que debe seguir significan, básicamente, vaciar los cargadores en la anatomía de los soldados y oficiales nazis de las Schutzstaffel (SS). Por último, borren sus nombres, porque ahora llevan con orgullo el de William J. Blazkowicz (B.J.) y triunfarán. Hínchense y endurézcanse; de momento, ustedes son una leyenda.

Seguir leyendo

The Knick: una crónica histórica a corazón abierto

1-YjCZ8rjIpNdhb6nYhJl-9A

Por: Darío Alejandro Alemán (Tomado de Cachivache Media)

La sangre corre y la hemorragia se hace imposible de parar. El salón de operaciones es un espectáculo público donde médicos y fisgones siguen con la vista, inmutables, la espantosa escena. John Thackery y su mentor, el experimentado Dr. Christiansen, intentan salvar a la madre y a la criatura. Fracasan. Nadie sobrevive, ni siquiera el mismo Dr. Christiansen, que pálido, se marcha a su despacho para pegarse un tiro en la cabeza. Así comienza The Knick: una desgarradora serie no apta para hematofóbicos ni para quienes esperan siempre un desenlace feliz.

Seguir leyendo

Imprimiendo en dimensiones

1-v3NTTZhGCR1iOoUV7eZIwA (1)

Por: Roberto Alejandro Espí Muñoz (Tomado de Cachivache Media)

Estamos rodeados por un mundo físico, en el que las experiencias sensoriales, especialmente a través del tacto y la vista, rigen nuestro día a día. No es de extrañar entonces que, en un mundo que aparentemente saturado por productos innovadores y creativos, la tecnología de la impresión 3D esté acaparando la atención de muchos entusiastas, al continuar sorprendiéndonos con cada milímetro que avanza en la larga conquista de la perfección.  Seguir leyendo

The Flame in the Flood: la belleza de una inundación

1-yM8s4dgLXKxMyiZo5yeDpw

Por: Javier Montenegro (Tomado de Cachivache Media)

Hay algo bello en la fuerza destructora de la naturaleza. No sé si es su capacidad para cambiar en apenas unas horas todo un paisaje, o el desasosiego que nos invade cuando descubrimos nuestra frágil existencia después de un devastador cataclismo que no éramos capaces de imaginar. Recorrer un lugar azotado por las lluvias y los vientos, donde podemos sentir el miedo de las personas o la sombra de la muerte, el olor de la vegetación destrozada y la humedad pegándose al cuerpo es hermoso. No me malinterpreten, no es una sensación que añore. Salir a la calle al día siguiente del paso de un ciclón o despertar de una siesta con la mitad de las personas de un pueblo con el agua a la cintura no son experiencias que tenga el más mínimo interés en revivir. Pero recordarlo con otra palabra que no sea belleza –mezclada con temor, asombro, lástima, pena, dolor y vacío– sería muy hipócrita de mi parte.

Quizás por esos motivos me sentí tan identificado con The Flame in The Flood, un videojuego donde el único objetivo es sobrevivir y disfrutar de la desolación provocada por un río desbordado. El escenario se parece la zona sur de los Estados Unidos después de sufrir la fuerza monstruosa de una inundación, o quizás fue una brusca subida del nivel del mar; nunca sabemos qué pasó, y tampoco importa.  Seguir leyendo

Aplicaciones de Android más usadas en Cuba: el top 5

1 poIQWkE6h0_ecVBNuRG-aw

Con este primer trabajo iniciamos una colaboración entre TuAndroid, blog de la comunidad Android en Cuba, y Cachivache Media, motivados por el interés común en el impacto social de las tecnologías y por las audiencias compartidas amantes del robocito verde. 

Por: TuAndroid (Tomado de Cachivache Media)

Android es el sistema operativo más usado a nivel global y, según cifras ofrecidas por la empresa de telecomunicaciones ETECSA, Cuba sigue esta tendencia (más del 70% de los usuarios de telefonía móvil en Cuba usan Android). Muchos sitios han especulado acerca de cuáles son las aplicaciones más usadas por los usuarios en nuestro país, tarea compleja y con pocas posibilidades de precisión, ya que la mayoría de las aplicaciones no son descargadas a través de Google Play. Debido a esto, no hay datos oficiales que puedan proporcionarnos una lista con las APK más empleadas en la Isla, pero se nos ha ocurrido que una encuesta podría ser una buena forma de estimar su popularidad.  Seguir leyendo

Fidel y la computación: algunos pasajes

1-15lvc_jWEUjmasPksG2FQg

Por: Ania Terrero (Tomado de Cachivache Media)

Corre el año 1969. Acaba de comenzar la polémica Zafra de los Diez Millones y Fidel le cuenta a los soldados y oficiales de las Fuerzas Armadas Revolucionarias que participarán en ella cómo el uso de nuevas tecnologías servirá para lograr mejores resultados en el proceso.

“Y muchas de las tareas son complejas: las tareas de dirigir todo el tráfico en un central azucarero, el itinerario de los trenes, el programa. De tal manera que nosotros estamos ahora analizando, incluso tratando de producir una primera computadora que diariamente en cada central azucarero señale cuál debe ser el itinerario óptimo de los trenes (…). Vean ustedes cómo incluso nuestra industria azucarera, tradicional e histórica, necesita de la técnica moderna, necesita de la electrónica, necesita de las computadoras, para poder realizar el trabajo en condiciones óptimas”.

Seguir leyendo

Unión de Informáticos de Cuba, una plataforma para el diálogo

1-ftc2-_Oli38fn68ARvjBhg

Por: Rafa G. Escalona (Tomado de Cachivache Media)

Son las tres de la tarde del 7 de octubre de 2016. Por el Miramar Trade Center circula esa masa tan universal de empresarios, trabajadores de servicios, muchach@s mostrando su esplendorosa juventud en ropa deportiva intentando llamar la atención de algún extranjer@ aburrido. La fauna habitual de todos los centros de negocios del mundo, da igual si se trata de Bangkok, Ciudad del Cabo o Brasilia.

Al tradicional hormiguero del lugar se suma una variopinta serie de personas de todas las edades y apariencias, que acude al teatro de Etecsa de ese recinto. Llegan convocados por la tercera edición de los “Viernes TIC”, una experiencia de intercambio y socialización de experiencias en la comunidad informática cubana. El plato fuerte de la jornada es una charla del director de tecnología (CTO, por sus siglas en inglés) para América Latina de la compañía china de telecomunicaciones Huawei, organizada por la joven UIC (Unión de Informáticos de Cuba; no confundir con la UCI –Universidad de Ciencias Informáticas– a pesar de las más que evidentes cercanías).

Seguir leyendo

Ha muerto Fidel Castro, finaliza el siglo XX

portada medium

Por: Equipo de Cachivache Media

Hay siglos cortos y siglos largos. Con una mirada chovinista, podríamos afirmar que el siglo XX comenzó en Cuba, con la guerra Hispano-Cubano-Americana de 1898. Y podemos decir, chovinistamente otra vez, que el siglo XX concluyó la noche del 25 de noviembre de 2016. La muerte de Fidel Castro Ruz, líder histórico de la Revolución Cubana, marca el cierre de una época marcada por los grandes sueños, la persecución de una sociedad más inclusiva y equitativa, la redefinición de los márgenes contemporáneos del mapa. Amado, odiado, polémico siempre, Fidel Castro fue un hombre que estuvo en el epicentro del huracán político desde el primero de enero de 1959.  Seguir leyendo

El sexo ¿femenino? de la ciencia ficción

1-tygGSUJCVWYBKNGPAU5RPg

Por: Yadira Álavarez Betancourt (Tomado de Cachivache Media)

De más de veinte galardonados con el título de Gran Maestro de la Asociación de Escritores de Ciencia Ficción en Estados Unidos desde el año 1974, solo dos son mujeres: Andre Norton y Ursula K. Le Guin. De todos los galardones Ignotus desde el año 91, solo cinco beneficiaron a escritoras: Tamara Romero, Elia Barceló, Gabriella Campbell y Connie Willis. Únicamente tres mujeres, desde ese misma fecha, obtuvieron premios y menciones en el Premio Universidad Politécnica de Cataluña (UPC): Elia Barceló, Irene Da Rocha y Kristine K. Rusch.

En el informe 2012 de VIDA: Women in Literary Arts, se revelaba que, no obstante se avanzó hacia una relativa paridad por parte de hombres y mujeres en el envío de trabajos literarios a publicaciones de ciencia ficción, las obras reseñadas y los propios reseñadores eran hombres, en una cantidad abrumadoramente superior al de las obras escritas y reseñadas por mujeres. La revista Strange Horizons realizó un estudio similar que llegó a conclusiones semejantes.

Seguir leyendo

Cómo la humanidad traicionó al ADN (II)

1-c8f355rkwlzLqLolry_RXg

Por: Julio Rodríguez (Tomado de Cachivache Media)

Uno de los clásicos disparates acerca de la evolución darwinista es la idea de que los organismos están perfectamente adaptados, de manera que, si una especie posee determinado rasgo, se debe a que le favorece; mientras que no poseerlo, indica que no le hubiera convenido. La percepción de esa supuesta armonía es tan generalizada, que funciona como apoyo de la hipótesis de que los seres vivos fueron creados por una entidad con recursos e inteligencia infinitos. Tal lógica es correcta: si el diseño de las especies fuera inmejorable, no habría más remedio que sospechar una intervención divina. La verdad es, sin embargo, que las pifias y limitaciones del diseño adaptativo son tales, que más le valdría a Dios no tener nada que ver en ello.

Probablemente el 99 % de las especies que alguna vez ha existido, ha terminado extinguiéndose. Siempre fue tan probable morir sin procrear, que hoy cada ser vivo debe su presencia a una larga cadena de casualidades, y si tenemos la impresión de que la vida es más exitosa, es porque la historia la contamos los vencedores.

Seguir leyendo

El “eslabón perdido”

1-Yc27OH1yTqUF-GIOH5WDIQ

Por: Vale V. Villasuso (Tomado de Cachivache Media)

El término “biología”, en función del estudio de los seres vivos, dicen que fue acuñado por el francés Lamarck, en 1802. Quizás lo leyó en otra parte, pero no hay dudas de que este señor intentó abordar los misterios de la vida desde un prisma inédito.

En época de Lamarck aún estaba vigente la antigua teoría aristotélica de la “generación espontánea” para explicar el origen de la vida. Tema que tuvo que esperar por otro francés, Louis Pasteur, quien a mediados del siglo XIX refutó dos milenios de “sabiduría griega” mientras revelaba el incógnito cosmos de los microorganismos. Pero ese es otro asunto. A Lamarck no le preocupaba el origen de la vida, sino su evolución.

Seguir leyendo

El flow del Yimit

1-Y6T6IlVsBQbPNnmvIFF8Zg

Por: Carlos Melián (Tomado de Cachivache Media)

Yimit ha encontrado el golpe exacto para espabilar su viejo iPhone 4. Una forma ni tan dura ni tan blanda de darle contra su muslo y que el display táctil no se parta en cien trozos. El golpe, seco, traduce dos angustias de corta y larga alfombra: no escuchar a su interlocutor, querer salir adelante y no lograrlo. ¡Pak! Ni tan corto ni tan largo.

Hace un par de años Yimit caminaba por una calle de Londres. Por un barrio pobre de Londres, de frikis y jamaicanos y no había almorzado. De pronto ve en un carro de basura una caja con las dimensiones de una laptop. Yimit agarra la caja, y se suelta a sí mismo una especie de chiste: “ehhhh, me encontré una laptop”. La caja pesa, adentro hay un 90 % de probabilidad de que haya una laptop de verdad. Ni siquiera mira a los lados. Abre la caja y ve que adentro hay algo. Todos hemos oído que eso sucede en Europa, y un cubano que puede salir y regresar de su país, como norma, sí sabe qué hacer con un equipo que funciona a media máquina encontrado en un latón de basura.

Seguir leyendo

DC-Warner Bros.: universo en construcción, regrese más tarde

1-9kuzgdr1thS-efcRgsot-A

Por: Javier Montenegro (Tomado de Cachivache Media)

“Tarde pero seguro”, podría decir la DC, “estamos construyendo nuestro universo cinematográfico, para ajustarnos a la competencia. Marvel hace lo suyo y no queremos quedarnos atrás”. El problema es que, para la crítica y un buen sector de consumidores de cómics, este universo no está siendo de su agrado. ¿Los motivos? Muchísimos. Desde los puristas que no aceptan las adaptaciones y modificaciones de personajes hasta los haters de un actor en específico, como es el caso de Ben Affleck, a quien acusan de tener un rostro inexpresivo durante todo el metraje de Batman, como si en eso no se hubiese basado buena parte de las dotes histriónicas de Christian Balee en la saga dirigida por Christopher Nolan.

Seguir leyendo

La última nevada del Eternauta

1-G766jgNITRTcR6nnjVrwcg

Por: Rafael Grillo (Tomado de Cachivache Media)

Nunca me interesaron los superhombres

ni los héroes invencibles y todopoderosos.

Con ellos sólo pueden construirse malas historietas.

Prefiero los hombres comunes,

viviendo historias que quizá pueden ocurrirle al lector.

Héctor Germán Oesterheld

En la noche del 9 de julio de 2007, los porteños contemplaron asombrados la caída de nieve que pintaba de blanco su Buenos Aires querido. Algo así no ocurría en la capital argentina, según los datos de la realidad, desde el lejano 1918. Tres días después de la insólita nevada, la ciudad acogió la apertura de la muestra 50/30: 50 años con El Eternauta, 30 años sin Oesterheld.

Seguir leyendo

Un uso para el K-Pop

K-pop

Por: Carlos Ávila Villamar (Tomado de Cachivache Media)

Mal y rápido, podemos decir que el éxito de una historia cualquiera (una película, una serie, un cuento…) depende en gran medida de la identificación, ese proceso mediante el cual el público se siente en la piel de uno o varios personajes. Las historias más fáciles y elementales funcionan gracias a la identificación. Las películas románticas están protagonizadas por mujeres con los problemas y deseos de sus futuras espectadoras. Muchos superhéroes (Superman, Spiderman o el Capitán América) eran personajes tímidos o marginados antes de ponerse sus atuendos coloridos. La máscara le permite al geek tomar el sitio que le fue negado a lo largo de toda su vida. En buena parte, el éxito del superhéroe se nutre del afán de ser útil o reconocido de un sector considerable de la juventud norteamericana. Los videos musicales de rap o reguetón suelen representar la vida a la que aspiran muchos de los que escuchan rap o reggaetón: automóviles caros, mujeres de senos enormes y expresiones idiotas. Nos guste más o menos, esa es la máxima aspiración de millones de hombres alrededor del mundo, y lo que es peor, de mujeres.  Seguir leyendo

Black Mirror o la metáfora del cristal roto

1-vGsxp0nYuNykOcDlVmJNtw

Por Gabriela M. Fernández (Tomado de Cachivache Media)

Busque a su alrededor la pantalla más cercana. Puede ser un móvil moderno, un tablet, un reloj digital, un televisor… Si está encendida, apáguela. Concéntrese en ella: no en la imagen que dejó de mostrar, ni en la interfaz que espera encontrar al encenderla de nuevo. Observe la pantalla y descubrirá cómo su reflejo la convierte en un intrigante espejo negro.

Esta idea inspiró al polifacético británico Charlie Brooker para nombrar a su polémica serie Black Mirror. Las dos primeras temporadas (2011 y 2013) fueron emitidas por el canal público británico Channel 4 y solo tuvieron tres episodios cada una. Pero no hizo falta más que eso y un posterior “Especial de Navidad” para suscitar fuertes criterios entre sus espectadores. Mientras algunos se apropian de las interrogantes propuestas en cada capítulo sobre el futuro de la relación tecnología-sociedad, otros piensan que la serie es una exageración tecnófoba disfrazada de cuento con moraleja. Seguir leyendo

Enigmas de un horario de verano

1-kIV2oBgnq0lF737gbv_L6Q

Por: Félix Manuel González Pérez (Tomado de Cachivache Media)

Ayer domingo los cubanos finalmente atrasamos una hora a los relojes, una semana después de que nuestras computadoras, celulares, tablets y otros dispositivos habían hecho el cambio de “inteligentes” que son.

Pero, ¿cómo surgió esta tradición de cambiar la hora dos veces al año? ¿Cuál es la necesidad de establecer el horario de verano? ¿En realidad se ahorra energía con este trueque? Aprovecha que ayer ganaste una hora extra de tiempo y dedica unos minutos a conocer estos detalles. Seguir leyendo

Danys: el hombre detrás de El Paquete

1-EiYDlLcz7-MJVzrzP7CC_w

Por: Mario Luis Reyes (Tomado de Cachivache Media)

Danys Cabrera no es el típico empresario de aspecto impecable, cutis perfectamente rasurado y gafas de reluciente armadura; tampoco encaja en el perfil del negociante tropical con cadenas de oro y rostro desafiante. Danys es un joven delgado, intranquilo, con una barba incipiente y una tez risueña propia de un adolescente y no de sus 27 años. Así luce quien, según dice, ocupa el lugar más alto en la jerarquía de El Paquete. Es decir, la matriz, el jefe. 
Seguir leyendo

Ninguna como Lara

lara croft tom raider

Por: Maykel González (Tomado de Cachivache Media)

A mediados de los noventa, un hombre, sin necesidad de extirparse una costilla, creó un personaje femenino que transformaría uno de los tantos mundos gamers. Era 1996 y un inglés, de nombre Toby Gard, irrumpía en el universo del videojuego con su producto, una heroína a lo Indiana Jones pero más sexy que Harrison Ford. Algunos años más tarde, Lara Croft me deslumbraría luciendo sus 540 polígonos en todo su esplendor. Labios abultados como con silicona, senos firmes y piernas largas y bronceadas. Uno podría imaginarse que Gard confesaba a su pareja: “cariño, he creado a la mujer perfecta”. E imaginársela de inmediato dándole la espalda entre refunfuños y, al cabo de unas horas, rompiendo con él llorando a lágrima viva. Hasta que un buen día uno se sentó frente a su ordenador –presumiblemente un Intel Pentium II– y ejecutó el primer Tomb Raider. Entonces, no quedó más remedio que darle la razón al desfachatado de Toby.

El Libro Guiness de los récords la nombró “La heroína humana más exitosa en la historia de los videojuegos”. Nintendo había lanzado al espacio a la cazarrecompensas Samus Aran, de Metroid, que también gozara de una estrepitosa popularidad de 1986 en adelante. Pero contra la Samus del japonés Makoto Kano, basada en la apariencia de una actriz estadounidense –la rubia Kim Basinger– conspiraba la falta de tecnología del momento, que solo le permitió desplazarse, explorar y destruir a sus enemigos en un plano de dos dimensiones; una mezcla de Mario, Zelda y, a lo mejor, un preámbulo de Sandbox del corte de GTA. Seguir leyendo